01-11-2019 | 09:32
(I)

Los cementerios están vigentes en la memoria ibarreña

En la parte urbana del cantón existen cinco cementerios a los que se suman los de las parroquias rurales, además de las criptas dentro de dos templos.

Ibarra. La tradicional colada morada y la guagua de pan anuncian la llegada de noviembre, un mes con un feriado largo, que junta el Día de los Difuntos con la Independencia de Cuenca.

Pero además son las fechas en las que miles de personas visitan a su familiares fallecidos y cuyos restos reposan en los cementerios.

Recorrido. En la parte urbana del cantón existen siete espacios, entre cementerios y criptas, para enterrar a los difuntos

Todos estos sitios están estratégicamente ubicados en el norte, sur y centro de Ibarra.

Existen además aquellos espacios más íntimos, en las conocidas criptas de las iglesias de Santo Domingo y la Catedral, este último recibió, hace poco, en su edificación, los restos del notable ibarreño Mariano Acos-ta.

Cementerio público. Para muchas personas que viven en la Ciudad Blanca, incluidos los ibarreños ‘de cepa’, el más conocido de todos es el cementerio de San Mi-guel de Ibarra, con casi siglo y medio de vida, ubicado en la avenida El Retorno, en la parte sur de la ciudad. Este lugar pasó a manos del Municipio tras un anuncio realizado por la alcaldesa Andrea Scacco.

“Podemos entender que de todos estos años que vinieron administrando el cementerio público, por ciertas personas, nunca entro un dólar al Municipio, todo el mundo paga en el cementerio y la gente dice que es un pésimo negocio”., dijo la primera autoridad de la ciudad. Ante estos “malos entendidos” se hacen cargo emulando ejemplos como el de Guayaquil y el de Cuenca. Hasta antes del anuncio el lugar estaba a cargo de un comité Pro Mejoras.

Otros sitios. El cementerio de San Francisco existe desde 1875 y se lo conoce como el “cementerio de los ricos”. Esto porque las personas debían pagar un arancel y hacer el respectivo mausoleo.

El mismo está ubicado en la calle Juan Montalvo, en el centro de la ciudad.

Al otro lado, en la avenida Fray Vacas Galindo, vía a Urcuquí se encuentra el cementerio privado Jardines de Paz, uno de los más nuevos en la capital imbabureña.

Los otros cementerios presentes son el de Caranqui en el sur, el del Sindicato de Choferes, (exclusivo para sus socios), en el norte.

También se conoce el cementerio de La Esperanza, que a pesar de estar en una parroquia rural, por su cercanía, se lo mantiene presente. Así también tenemos el sitio de descanso eterno en San Antonio de Ibarra.