13-10-2018 | 00:00

Lechuzas ahora volarán en su hábitat natural

Ahora los especímenes estarán en un lugar adecuado para su supervivencia. Las tres aves nocturnas tienen entres dos o tres años.

Ibarra. Apenas los funcionarios del Ministerio del Ambiente abrieron una caja para aves, tres lechuzas volaron hacia la vegetación de la antigua represa de Atuntaqui. Las aves nocturnas fueron rescatadas y devueltas a su hábitat natural y compartirán con diferentes especies que se encuentran en el sitio.

El accionar fue realizado por la Dirección Provincial del Ambiente de Imbabura, a través de la Unidad de Patrimonio Natural en conjunto con la Fundación Parque Cóndor y la Unidad de Protección del Medio Ambiente, UPMA, de la Policía Nacional.

Proceso. La liberación se realizó tras un estudio que determinó que estos especímenes se encontraban en condiciones pertinentes para volver a su hábitat natural. Las tres lechuzas de campanario (Tyto alba), fueron rescatadas en iglesias y hangares abandonados de Ibarra y posteriormente fueron llevadas al Parque Cóndor, conocido como el centro de refugio de aves, donde pasaron aproximadamente de tres a seis meses para su evaluación médica veterinaria.

Liberación. Las aves se liberaron bajo un estricto protocolo y se les colocó un chip que servirá para el estudio de su comportamiento en la reintegración a la vida silvestre.

Julio Morán, coordinador Zonal 1 del Ministerio del Ambiente, indicó las lechuzas de campanario son una especie nocturna, conocidas como regulador de plagas, que se alimenta de aves y mamíferos medianos y pequeños.

Además el funcionario recordó a la ciudadanía que el tráfico de fauna o flora tiene un impacto grave en el ambiente, pues cada ser vivo cumple una función determinada en la naturaleza.

una lechuza vive de 8 y 10 años