21-01-2020 | 08:34
(I)

Inició la campaña contra la rabia

La campaña es una iniciativa anual, que busca prevenir el brote de rabia en el Ecuador, aunque no se ha registrado desde 2001.

Ibarra. Ayer, en el Centro de Salud número 1 de Ibarra se realizó la presentación oficial de la jornada de inmunización a mascotas (perros y gatos) con el objetivo de fortalecer la prevención y control de la rabia, interrumpiendo la circulación viral de la transmisión por mordeduras. La campaña se desarrollará hasta el 15 de marzo en todos los Centros de Salud a nivel nacional.

Iniciativa. Freddy Estévez, director de Salud del Distrito 10D01, invitó a la ciudadanía a sumarse a esta iniciativa.

“Afortunadamente no se han registrado casos. La campaña es una iniciativa anual, que busca prevenir el brote de nuevos casos de rabia en el Ecuador. Los invitamos a que seamos conscientes y dueños responsables”, dijo.

Dosis. Por su parte, Narcisa Tituaña, responsable del proceso de Vigilancia de la Salud del Distrito, comentó que las 25 unidades operativas están listas para esta campaña además de 81 brigadas de vacunación. “Es una dosis al año con lo que está protegido por los 365 días. Se realiza vía subcutánea, en el lomo del animal”, detalló.

A nivel de la Zona 1 se tienen destinadas 200 mil dosis, de las cuales 70 mil son para Imbabura y 35 mil para el Distrito 10D01.

En cuanto a los animales callejeros y callejizados, estos últimos los que tienen casas pero en el día pasan en la calle, se ha coordinado con el Municipio para proceder a la vacunación.

Plan. Actualmente el Ecuador forma parte del Plan Regional de Rabia de las Américas impulsado por la OPS/OMS, con la implementación de campañas anuales de vacunación antirrábica canina, control adecuado de focos rábicos, atención de las personas en riesgo, capacitación a personal de las unidades operativas y la limitación de la población canina.

Sobre la enfermedad. La rabia es una enfermedad letal que afecta al sistema nervioso y puede contagiarse a los seres humanos a través del contacto con la saliva de un animal infectado (mordidas, mucosas de la boca, nariz y ojos).

Aunque otros mamíferos como zorros, ratas, gatos y murciélagos pueden contraer la enfermedad, el principal incubador es el perro, según la Organización Mundial de la Salud.

Debido a que no tiene cura, ante la mínima sospecha se debe aplicar la vacuna en humanos y animales.

Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad no se puede controlar y es fatal.

Hay que estar alerta a comportamientos agresivos, tendencia a morder, salivación excesiva, aversión al agua, pupilas dilatadas, convulsiones y parálisis. Sin embargo, no hay que esperar a un contagio para vacunar.