27-02-2019 | 17:28
(I)

Incremento de autos en Ibarra, un dolor de cabeza en horas pico

Según datos de la empresa pública de Movidelnor, las vías con mayor congestión vehicular en Ibarra, son las avenidas Mariano Acosta y Cristóbal de Troya.

Ibarra. El tráfico en Ibarra específicamente en las horas picos, aún es un dolor de cabeza para los conductores y usuarios. Según Movidelnor, el parque automotor se incrementa cada año en un 8 %. Es decir equivale a 8 500 autos más.

“Tener un vehículo ahora no es un lujo sino una necesidad”, así lo confirma Lenin Pérez, gerente operativo de Movidelnor.

Explicó que en el 2018 se matricularon 85 mil vehículos en la mancomunidad, esto quiere decir que para este año esperan un aumento de 8.500 vehículos.

“El incremento se da por las facilidades de pago que existen en las casas comerciales y además por que el usuario ve la necesidad de transportarse en su propio vehículo”, dice Pérez.

Personal para control. Un total de 546 agentes de tránsito brindan sus servicios en los 15 cantones de la mancomunidad. Pérez señaló que cuando inició la empresa empezaron con 54 y en la última promoción se graduaron 211, “que fortaleció el servicio para tener un trabajo más efectivo del control, planificación y descongestión del tránsito”, dijo Pérez.

El funcionario aseguró que trabajan en horario ininterrumpido, 24/7 los 365 días del año, pero los puntos donde más permanecen los agentes son de lunes a viernes en las unidades educativas. Otra alternativa para descongestionar el tránsito, según Pérez, es poner los semáforos en intermitentes para dar más tiempo a las vías con mayor carga vehicular.

Pocos parqueaderos. Erick Almeida adquirió un vehículo hace tres años por la necesidad de movilizarse fácilmente. contó que en la mañana y al mediodía es difícil encontrar un estacionamiento en el centro de la ciudad. “Muchas veces tenemos que seguir dando vueltas o a veces estamos con el tiempo incluso los parqueaderos suelen estar copados”, dijo.

Sin embargo, considera que la solución sería establecer nuevos lugares o parqueaderos subterráneos para el público en general.

Jaime Jarrín, analista del sistema municipal de estacionamiento, comentó que Sismert nace como una ordenanza municipal en 2010, desde ese año se comenzaron a identificar los espacios de estacionamiento verticalmente y horizontalmente. Pero a partir del 2015 con esta nueva administración, empezaron a nomenclar, es decir, a contar las plazas de estacionamiento.

Regulación. Hasta el momento hay 1.460 plazas numeradas y pintadas, pero en 2010 empezaron con 1.200, es decir, desde ese año hasta ahora aumentaron 260 espacios. Jarrín indicó también que solo en una cuadra existe un promedio de 10 a 13 estacionamientos.

Además, anunció que el Sismert amplía la zona por pedido de la ciudadanía, pero sin antes pasar por la decisión del concejo municipal. Añadió que la ordenanza estipula que quien aprueba una disminución o un aumento en las plazas de estacionamiento es el concejo municipal después de un estudio técnico por parte de Sismert, identificando mayor afluencia vehicular.