10-07-2019 | 10:08

Ibarra, el destino para varios de los mineros desalojados de asentamientos

Aún no se determina el número de mineros en Ibarra. El plan de contingencia en Ibarra debe liderarlo el COE Cantonal, precisó el intendente Alejandro Gómez.

Ibarra. Ganaba de 50 a 60 dólares diarios como picador en la mina ubicada en El Triunfo, en Buenos Aires, en busca de piedras con oro. Sacaba hasta 24 sacos cada día.

“La paga era de acuerdo al patrón que tenga uno...”.

Desalojo. Andrés camina por el parque Pedro Moncayo con una mochila y una cobija doblada para dormir en la calle.

Es una de las 5 025 personas que, hasta el momento, han sido desalojadas de Buenos Aires, tras el estado de excepción, decretado por el Gobierno, desde el 1 de julio.

Andrés es colombiano y, desde el 24 de diciembre de 2018, está en Ibarra.

Su permiso de seis meses caducó en junio y está en la ciudad sin papeles.

Duerme en el pasillo del antiguo Teodoro Gómez, junto a un grupo de venezolanos, unos que salieron de la mina y, otros que llegaron a Ibarra en busca de trabajo, ante la crisis política y económica que atraviesa el país llanero.

A este espacio lo llaman “hotel”. “La Policía nos despierta a la 01:00 de la madrugada, no estamos haciendo nada malo”, comenta y afirma que luego que los sacan del espacio da una vuelta a la manzana y retornan nuevamente a dormir en la antigua edificación.

“Nos parecemos al gato y al ratón. Se van y nos quedamos otra vez durmiendo”.

El espacio de la Gobernación de Imbabura, frente al parque Pedro Moncayo, es otro lugar que sirve para el descanso nocturno de los extranjeros.

Ayer, Andrés tenía 50 centavos, producto de la venta de caramelos por los que cobra 5 centavos.

“Nunca estoy solo, estoy con Dios. Cuando vienen cosas malas, luego hay algo bueno”, recalca.

Con recelo, habla de los muertos en la mina y dice que están a 50 centímetros de la tierra.

Están venezolanos, colombianos, ecuatorianos, manifiesta fuera de grabación, porque reconoce que también tiene miedo.

“Quién se va a meter contra grupos armados... no puedo generalizar y decir que son de mi país”, argumenta.

Tristemente, asegura, “las muertes se daban por pelear por una piedra que se llama oro”.

Le preguntamos sobre su presente y su futuro. Dice que si no hace mal a nadie le irá bien.

Al momento del desalojo, recuerda que tenía 600 dólares y que, junto a la herramienta, fueron decomisados por el Ejército.

Autoridades. La Comisión Especial Contra la Minería se reunió el 8 de julio en Ibarra para evaluar los resultados de la intervención en Buenos Aires, contra la minería ilegal.

El general Hernán Carrillo Rosero, director General de Operaciones de la Policía Nacional y oficial a cargo del operativo “Amanecer Radiante” informó que hasta el momento 5 025 personas salieron voluntariamente del sector.

En la reunión que se desarrolló en la sala del ECU 9-1-1 se informó también que la segunda etapa del operativo en Buenos Aires buscará un plan de inteligencia para desarticular organizaciones criminales, ancladas a la minería ilegal, así como el control a las estructuras de apoyo, que son parte del financiamiento.

La ministra María Paula Romo informó que la actividad minera le impone nuevos retos a la Policía Nacional, no obstante, planteó que es clave dejar sentadas las responsabilidades de cada institución.

“Tenemos que ser cuidadosos con relacionar las actividades de la minería ilegal, con presencia de guerrillas”, dijo la ministra Añadió que lo que hay en este sector es delincuencia organizada. La cita la dirigió el vicepresidente Otto Sonenholzner y contó con la presencia también de María Paula Romo, ministra del Interior, Carlos Pérez, ministro de Energía, Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa y el Alto Mando Policial y Militar.