15-06-2019 | 11:17

En el Registro de la Propiedad reposa este documento histórico

Luego de aproximadamente 83 años se realizaron las gestiones pertinentes para que el archivo histórico regrese a la custodia del Registro de la Propiedad.

Ibarra. Un año después del terremoto de Ibarra, exactamente el 9 de diciembre de 1869 se realiza un contrato de sentencia ejecutoriada, pronunciada por el juzgado primero la cual fue llevada a cabo en Santa María de la Esperanza el 4 de enero de 1870. Dicha sentencia fue la primera inscripción que se plasmó en el libro del Registro de Propiedad y hoy, luego de 149 años, el RPI la conserva como parte de su archivo histórico. El proceso para su conversación es minucioso.

Traspaso de libros. En el año 1930 se encarga al señor Segundo Flores Rosales, el Registro de la Propiedad del Cantón Ibarra, mismo que es nombrado y posesionado por la Corte Suprema de Ibarra el 9 de diciembre de 1935. Ubica sus oficinas en la calle Bolívar entre Rocafuerte y Grijalva. Es entonces cuando recibe la orden de la Corte Suprema de Ibarra, suscrita por Carlos Villacís, de trasladar todos los libros hacia el Banco Central y ceder su custodia para garantizar su conservación.

Allí reposaron durante aproximadamente 83 años y es en este año que Patricio Rosas, actual Registrador de la Propiedad, que realizó las gestiones pertinentes para que el archivo histórico nuevamente se encuentre en custodia de la institución.

Un proceso. Para esto se han habilitado instalaciones adecuadas totalmente climatizadas con equipos de última tecnología para controlar la temperatura y humedad del espacio. Aquí se encuentra actualmente tanto el archivo histórico, que conserva información desde el año 1870 hasta el año 1930, como el archivo actual que resguarda información desde el año 1930 hasta la actualidad. “Nosotros realizamos los trámites debido para poder recuperar el archivo histórico.

Actualmente estamos digitando para que sean utilizados por los compañeros y por la ciudadanía al momento que quieran ver estos libros. Nos hemos dedicados a conservarlos, no solamente los históricos, sino los actuales”, señaló Rosas y detalló que cuentan con un medidor de temperatura y una persona que está verificando todo el tiempo.

Trabajo minucioso. Al ingresar al cuarto donde se encuentran estos libros se puede comprobar la minuciosidad con la que han sido ordenados y cómo se realiza el control.

“Siempre estamos en el proceso de control de humedad y usando los sistemas de climatización. Están por venir humidificadores que nos van a ayudar a controlar más la humedad”, dice el analista de archivo, Juan Carlos Delgado, y añade que se realizan controles tres veces al día en las dos áreas de archivo.

En la actualidad. En total se mantienen aproximadamente 3 800 libros en la institución registral.

Estos corresponden al archivo histórico, libros de registro de propiedad, hipotecas, prohibiciones, demandas, embargos, propiedad horizontal, organizaciones religiosas prohibiciones voluntarias, entre otras.

En cuanto a las inscripciones realizadas desde enero de 2019 hasta la fecha actual se registran un total de 4 263.