16-11-2019 | 14:43
(I)

Director de la SNAI: “El hacinamiento es inferior a la línea base”

Moncayo aseguró que, en el presupuesto 2020, no está contemplada la construcción de un centro de privación de libertad en la provincia de Imbabura.

Ibarra. Con notable calma y disposición al diálogo, llegó a la ‘Ciudad Blanca’ el otavaleño Edmundo Moncayo, actual director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI).

La autoridad comenzó su visita en la Alcaldía, buscando agilitar el trámite de entrega de las instalaciones del bloque 2 de la unidad educativa ‘28 de Septiembre’, que se encuentra junto al Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra. Luego de la reunión, el general de Policía en servicio pasivo llegó al centro carcelario.

La puerta se abrió e inició el recorrido, el objetivo era evidenciar la calidad de vida de las personas privadas de libertad (PPL) y las principales necesidades que existen en el lugar. Cuando el director ingresó al patio principal vio una larga fila de internos esperando su turno para la entrega del almuerzo, por eso mencionó que una de las necesidades urgentes es la construcción de un comedor general.

“El estar visitando los territorios hace posible que ellos (los PPL) me conozcan y, sobre la base de esa empatía, podamos ir luchando para mejores días del sistema penitenciario”, dijo Moncayo.

Luego de ingresar a la cocina, el recorrido continuó por las celdas, en donde fue testigo del principal problema que existe: el hacinamiento. Los internos intercambiaron pocas palabras con el director y la mayoría sólo respondía en coro cualquier pregunta. Mientras caminaban, el director del centro, Jaime Yacelga, le comentaba de las mejoras que se han realizado en el lugar y de los cambios que se tienen previstos en los próximos meses, todo en favor de los más de 600 privados de libertad que aloja el centro. “He visto aquí la imagen de un director transparente y comprometido con la causa y el cambio.

Tenemos que demostrar desde aquí transparencia y buscar, dentro de todo lo posible, que todo sea cero corrupción, contra eso luchamos”, dijo Moncayo.

En 2019 se destinaron $ 117 millones para los PPL

Rubros. Edmundo Moncayo mencionó que para este año solicitó una partida presupuestaria de 117 millones de dólares y explicó que, de este rubro, aproximadamente USD 47 millones se destina a la alimentación de las personas privadas de libertad, ya que al Estado le cuesta 2,50 dólares diarios la alimentación de cada interno, dividido en las tres comidas.

Además con este monto se cubre el pago de salarios del personal administrativo y los agentes de seguridad penitenciaria. “El resto nos queda para infraestructura, gestión, tecnología y para buscar que la gente viva con dignidad, ya que ese es el compromiso que tenemos”, dijo el director.

Durante su recorrido por la cocina quiso probar los alimentos que estaban sirviéndoles a los privados de libertad, asegurándose de la calidad de raciones que son entregadas diariamente en el centro.

Dialogó además con el personal y los internos que laboran en la cocina del centro, para que se aseguren de entregar la comida con todas las normas de higiene y salubridad. En el sitio, que fue el primero en visitar, no encontró novedades y más bien resaltó la labor que se encuentra realizando el actual director del centro, Jaime Yacelga, que está al frente del sistema hace cuatro meses.

A diferencia de las anteriores administraciones, Yacelga se ha mostrado abierto a las entrevistas y ha permitido el ingreso de este medio de comunicación en toda el área, asegurando que su gestión es totalmente transparente y honesta, y que el principal objetivo es lograr una verdadera rehabilitación de los internos y, a futuro, hacer que se reinserten positivamente en la sociedad.

Los internos se mostraron satisfechos con la visita del director del SNAI, ya que se sienten respaldados por la autoridad nacional y comprueban la preocupación del Estado por la situación que se encuentran atravesando en los centros carcelarios del país.

Nueva administración

Proyecto. Moncayo dio a conocer que se han comprometido con la alcaldesa de Ibarra, a firmar un convenio en los próximos días que se estipula como “Ciu-dad de Colores”, que es una colaboración mutua que van a tener con las personas preliberadas, que en Ibarra oscilan entre 187 en los últimos meses, pero en realidad existen aproximadamente 400.

“Los preliberados se comprometerán a ayudar a la ciudad, a su limpieza y en los parques a cortar el césped y los árboles, a hacer un solo grupo de trabajo en beneficio de todos”, dijo el director del SNAI. En referencia a la corrupción que se vive en los centros carcelarios, mencionó que muchos de estos procesos se están van cortando y buscando cuáles son los nudos críticos, tanto aquí en el centro, como en planta central, para que el sistema comience a cambiar.

Declaración. “Estamos cumpliendo los límites de nuestra primera etapa, de las cosas que hemos podido realizar de una manera ágil y rápida. Tenemos una segunda etapa donde el año que viene estamos planificando cambios estructurales, por eso es que nos reunimos con los directores de los 63 centros en Quito y me causó preocupación que el compromiso establecido con la Alcaldía de Ibarra y el Ministerio de Educación, no se ha cumplido. Con esa infraestructura bajaremos el hacinamiento del centro, mejoraremos los talleres y quisiéramos que sean parte de la productividad de la comunidad, del beneficio que el PPL aquí a la interna trabaja y hace algo para cambiar su vida y enmendar su error”, agregó.

Finalmente, Moncayo visitó el área administrativa del centro en donde solicitó de manera detallada el listado de las personas que han cumplido con el 60% de su condena, para que se cumpla, de forma ágil y correcta, todos los trámites necesarios para que obtengan su prelibertad, ratificando ce-ro corrupción.

“Existen mejoras en el tratamiento de los PPL”: Edmundo Moncayo

¿Cuál ha sido su preparación para asumir este cargo?

Mi conocimiento ha sido en seguridad, he tenido que aprender rápidamente todo lo que se refiere a los ejes de tratamiento y la rehabilitación social de la persona y del individuo y sobre la base de cómo, posteriormente, vamos a incluirle a estas personas con la sociedad, cuando cumplan su pena.

¿Cuáles son los resultados de estas visitas?

Todo eso se ve reflejado después a la interna. Ellos ven que los trámites se han dejado de cobrar y estos recorridos me permiten darme cuenta de ciertos tips que hay que ir corrigiendo, de ciertos procesos que se siguen manteniendo y que hay que cortar y eliminar de cualquier tipo de funcionario que sea, si trabaja en el centro penitenciario, tiene que ser totalmente transparente.

¿Cómo ve la gestión desarrollada en Ibarra?

Aún falta por hacer, pero todo lo que se puede mirar aquí es autogestión del director y la colaboración del pueblo imbabureño, que permanentemente tiene el compromiso de que los internos también son parte de nuestra gente, también son ciudadanos y son seres humanos a quienes debemos ayudar y apoyar.

¿Cómo va el proceso de la entrega de la infraestructura aledaña al centro?

La alcaldesa se ha comprometido a ayudarnos en el tema y quizá, dentro de 45 días, la institución pueda trasladarse a su centro educacional permanente y nos puedan entregar la infraestructura aledaña. Con el predio bajaremos el hacinamiento y mejoraremos los talleres, para que no funcionen de manera incipiente.

¿Se va a construir un centro en Ibarra?

Al menos en 2020 no hemos presupuestado la construcción de una cárcel para la provincia de Imbabura. Estamos haciendo gestión sobre la base de una ayuda internacional, pero ese centro no será construido en Ibarra, sino en la región costa, probablemente sea Quevedo.