22-10-2019 | 09:30
(I)

Décadas para recuperar los espacios afectados por incendios

Los expertos consideran que las especies (flora y fauna) que se queman tardarían unos 30 años, para volver a recuperarlas.

Ibarra. De acuerdo a un informe proporcionado por el Cuerpo de Bomberos de Ibarra, los incendios forestales han arrasado hasta el momento casi 500 hectáreas, que según expertos ambientales, tardarían hasta 30 años en recuperarse.

Complejo. “Se creía que eran entre 10 a 15 años pero los últimos estudios internacionales dicen que un ecosistema necesita al menos 30 años, en el peor de los casos también se habla de 80 años porque depende del tipo de vegetación y fauna del lugar”, dijo Andrés López, ingeniero ambiental.

El experto señala que la alta intensidad del incendio, el daño en las copas de los árboles y las condiciones climáticas posteriores al fuego hacen que la restauración de algunas zonas sea bastante complicada.

Identifican características. Con esto concuerda Álvaro Cadena, director de Imbabura del MAE, dijo que hablar de una recuperación es un tema bastante complicado porque todo depende de las características propias de cada lugar.

“Se debe identificar las características de la flora y fauna para luego identificar la capacidad de regeneración. Hay especies que podemos volverlas a observar en poco tiempo, sin embargo, tenemos otras que demoran mucho o que lastimosamente ya no vuelven a aparecer”, dijo.

Estadísticas. Según el Cuerpo de Bomberos se han generado 93 incendios forestales y 213 conatos, todo esto con un total de casi 500 hectáreas afectadas. Además, se reportan 185 quemas agrícolas controladas y 107 quema de basura o escombros con un total de 598 alertas forestales, solo en el cantón Ibarra y con corte hasta el 21 de octubre. Los meses que más incendios se registraron fueron agosto con 99 y septiembre con 59.

Por su parte el MAE identificó, hasta inicios de octubre, un total de 345 incendios en Imbabura con una extensión de 3 mil 342 hectáreas afectadas.

Esto representa una pérdida bastante grande en cuanto a flora y fauna.

A nivel nacional las provincias de Loja, Imbabura y Pichincha registran la mayor cantidad de eventos.

Propiciar la regeneración. Cadena explicó también que se han realizado acciones con universidades y municipalidades para dar una solución a estos daños. “Hemos realizado algunos ejercicios, por ejemplo, en páramos que han sido de los más afectados y con la academia se han establecido algunos mecanismos que favorecerían para una recuperación de estos ecosistemas”, detalló.

Son provocados. Añadió también que lo más importante es que los ciudadanos se comprometan con la prevención. “Nosotros tenemos programas orientados a este objetivo. Por las condiciones climáticas de nuestro país es muy difícil que un incendio se genere por cuestiones naturales. A veces la gente piensa que si deja una botella con el sol se va a producir un incendio pero por las condiciones posiblemente no pase en nuestro país. Por eso en la mayoría de los casos son provocados de forma voluntaria o involuntaria”, señaló Cadena.

Sanciones. El COIP en su Art. 246 establece que la persona que provoque directa o indirectamente incendios o instigue la comisión de tales actos, en bosques nativos o plantados o páramos, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

Se exceptúan las quemas agrícolas o domésticas realizadas por las comunidades o pequeños agricultores dentro de su territorio.

Si estas quemas se vuelven incontrolables y causan incendios forestales, la persona será sancionada por delito culposo con pena privativa de libertad de tres a seis meses. Si como consecuencia de este delito se produce la muerte de una o más personas, se sancionará con pena privativa de libertad de trece a dieciséis años.