01-08-2019 | 13:39

Concejo Municipal de Ibarra en el ojo de la tormenta

Los directivos de las juntas parroquiales urbanas y rurales no se mostraron satisfechos con la aprobación de la ordenanza de Participación Ciudadana en Ibarra.

Ibarra. “En camisa de once varas” se metió el Concejo municipal de Ibarra (los 9 concejales y la alcaldesa Andrea Scacco) luego de la aprobación “por unanimidad” de la Ordenanza Sustitutiva de Participación Ciudadana, la que a través de la transitoria sexta (e incluso otros articulados) genera inquietud en las siete parroquias rurales y las cinco parroquias urbanas del cantón Ibarra.

Presupuestos. El punto central de la discusión es que con esta ordenanza se estaría desconociendo el presupuesto no ejecutado del Presupuesto Participativo que les corresponde, “lo que mermaría recurso comprometidos de las parroquias urbanas y rurales de Ibarra para cumplir con obras o acciones planificadas.

Una seria discrepancia generó esta delicada situación que podría conllevar a la exigencia de las propias directivas para que la ordenanza sea derogada o en su defecto reformada en los artículos controversiales que estarían, incluso, contraviniendo lo estipulado en la propia Ley Orgánica.

El presidente de CONAGOPARE, Santiago Lozano, estuvo presente en el evento, al igual que las concejales y concejalas Lucía Posso, Leonardo Yépez (dueño de la iniciativa para la reunión), Óscar Lomas (que abandonó la sala antes de culminar el evento), Óscar Caicedo, Tania Chamorro (que se quejó por no haber sido invitada), varios ex concejales y varios de los presidentes de las juntas parroquiales del cantón Ibarra que emitieron sus criterios para tratar de resolver el impasse. También estuvieron representantes de la dirección de Participación Ciudadana del GAD municipal, quienes buscaban insistentemente explicar el contenido de la ordenanza que ha causado controversia.

¿Reforma? Los concejales reconocieron que cometieron un error al ser parte de la aprobación de la ordenanza y observaron que en derecho las cosas se deshacen como se hacen, dando a entender que procederán a plantear una reforma a la Ordenanza, porque la misma afecta a las parroquias.