Ibarra lidera comisión de 10 empresas de agua potable para combatir la Covid-19

Autoridades de 32 empresas de agua potable de diferentes partes del país, analizaron a través de un conversatorio virtual organizado por Emapa-I temas relacionados con los efectos de la Covid–19, en la prestación del servicio de agua potable y alcantarillado en el Ecuador. Así lo anunció la empresa municipal en un boletín de prensa.

En dicha reunión se conformó una comisión técnica de la cual forman parte las empresas de Quito, Cuenca, Manta, Lago Agrio, El Puyo, Santo Domingo, Santa Cruz de las Islas Galápagos, Guayaquil, Riobamba y por supuesto Ibarra, empresa que lideró la iniciativa.

Asimismo  las autoridades de las empresas analizaron en aspectos relacionados con el agua y saneamiento como derecho humano, el nivel de participación y corresponsabilidad ciudadana y los retos de las entidades prestadoras de servicio de agua en el combate al Coronavirus.

Entre los expertos  estuvieron Marcelo Encalada, Alexis Sánchez, Othón Zevallos y la Viceministra de SENAGUA Verónica Mendoza.

El Gerente de la EMAPA-I, Gustavo Andrade, quien fue el encargado de la organización y conducción del evento, indicó que el encuentro fue fundamental para trazar una hoja de ruta que permita tomar acciones que posibiliten garantizar la sostenibilidad económica, para que las empresas puedan seguir dotando del líquido vital a los distintos cantones del país.

“Es necesario unir esfuerzos para enfrentar la emergencia”, insistió Andrade, quien además lidera esta iniciativa.

Msc. Marcelo Encalada, Director de Latin Wash, señaló que el coronavirus desnudó los hábitos malos y buenos de las personas, ratificando que la práctica y lavado de manos y el acceso al agua potable son una barrera en contra de este tipo de virus. Aunque lavarse las manos parezca tan fácil, en algunos sectores no es posible, porque no tienen agua potable, mencionó.

Por su parte el Msc. Alexis Sánchez, Docente Universitario y exministro del Agua, quien disertó sobre el agua y saneamiento como derecho humano, fue claro al explicar que  “trabajar por el agua, es trabajar por la vida”.

Al final de la cita, se establecieron compromisos, entre ellos la necesidad de una estructuración de alternativas financieras, posicionar una agenda de problemáticas y propuestas ante los organismos correspondientes nacionales y locales, articular iniciativas técnicas, administrativas y financieras, para el funcionamiento de las instituciones de la rama de agua potable y saneamiento.