Ibarra está asentada en dos fallas tectónicas

Ibarra. Momentos de angustia vivieron la madrugada de ayer, 06 de junio de 2019, los habitantes del sector de Aloburo. Un sismo de 3.5 de intensidad asustó a los habitantes de este sector.

Las fallas en el cantón. Sairi de la Torre, miembro del Cuerpo de Bomberos de Ibarra, explicó que el sismo se lo atribuye a una de las fallas que tenemos en la ciudad, ubicada en Aloburo. “Tenemos que recordar que existe otra falla de Santa Rosa en donde se generó un evento sísmico en años anteriores”, explicó De la Torre.

Informe del sismo. Según el informe revisado del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacio-nal, el movimiento telúrico tuvo una profundidad de 5,57 kilómetros a 12,47 km de Ibarra, en dirección norte. Latitud 0.41, longitud -78.04. Las coordenadas de geográficas el epicentro estaría localizado muy cerca a la falla de Aloburo.

“Desde la información que nos ha llegado al Cuerpo de Bomberos es de que dos viviendas se encontraron afectadas en su estructura ubicadas en Cochapinto cerca a la Hacienda de Pimán, a unos 5 o 6 kilómetros de distancia del sitio del epicentro”, acotó el miembro de la casaca roja.

Este tipo de fallas ocasionan sismos más superficiales que permitió que en lugares aledaños pudieran sentir la magnitud.

Miedo e incertidumbre. “Estaba despierta y acostada en mi cama cuando empezó a moverse muy fuerte y el techo de igual forma sonó. Lo primero que hice es levantarnos con mi hija e intentamos salir, pero por la lluvia decidimos quedarnos en casa”, fueron las palabras de Mariana Herrera, ciudadana que vive ya 18 años en Aloburo.

Otra de las familias que vivieron minutos de pánico fue la de la ibarreña Fanny Ruiz.

“Estábamos despiertos con mi esposo y mis hijos dormían cuando a eso de las 00:50 se produjo el sismo. Toda la casa empezó a moverse durísimo y lo primero que hicimos es salir hasta que pase todo”, relató la ciudadana del sector.

También mencionó que ella junto a sus cuatro hijos y su esposo están preparados ante estas eventualidades con una mochila con todos los implementos.

Al igual que ellos fueron varias familias las que sintieron los estragos de la naturaleza.

Punto de vista. “En el Ecuador desde hace 30 años tenemos los mejores códigos de la construcción a la altura de cualquier país de América. Yo mismo he participado en su actualización. Los sismos nos dejan como enseñanza que los profesionales deben cumplir con los códigos para preservar la vida humana y nos hemos descuidado”, expresó el ingeniero otavaleño Mario Morán.

Además dice que es importante que se respeten las normativas y los códigos, para que se eviten que las casas y edificios se vengan a bajo.

Esto debido a que existe una falta de responsabilidad en la construcción de las edificaciones.

En Aloburo, sitio donde se generó el epicentro del sismo, se vivieron momentos de desesperación.
Una vista panorámica de la Hacienda Pimán en donde se registraron las novedades de casas afectadas por el sismo.
El sector de Aloburo con una vista aérea, que vivió una madrugada alarmante por el evento sísmico.