Ibarra cuenta con programa para emprendedoras

Ibarra. La Academia de Mujeres Emprendedoras se inauguró en la ciudad y busca capacitar y dar las herramientas necesarias a 30 mujeres para que impulsen sus iniciativas comerciales. El proyecto cuenta con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos, la Cámara de Comercio de Quito y las capacitaciones se desarrollarán los sábados, durante 13 semanas en la Universi-dad Técnica del Norte, UTN.

Proceso. Johanna Villalo-bos, consejera de Prensa y Cultura en la Embajada de EE.UU, explicó que, en ca-da encuentro, las mujeres aprenderán cómo mejorar sus emprendimientos y sus negocios. “Recibirán capacitaciones y, lo más importante, crearán una Red de Mujeres Emprendedoras para apoyarse entre sí mismas, no solo en Ibarra, sino también con las 250 mujeres que ya han participado y se han graduado en el programa”, precisó.

El programa particular, que se desarrolla en Ibarra, también se cumple en ciudades como Quito, Gua-yaquil, Manta, Durán y Pu-yo.

Para la selección de las mujeres se tomó en cuenta la pasión y determinación que las seleccionadas mostraron en cada uno de sus emprendimientos.

“Lo más importante es conseguir a mujeres que se a-poyan para seguir adelante”, expuso la consejera.

Mishel León tiene 26 años, se graduó de ingeniera de administración de empresas y negocios. No encontró empleo pues dice que a los recién graduados también les exigen experiencia.

Decidió emprender en con manualidades, artesanías y decoración para el hogar. Malena Pozo, chef en panadería y pastelería combina su empredimiento pastelero con una boutique y eligió el nombre de “La Carishi-na”; su objetivo es brindar un producto hecho artesanalmente de calidad.

“Siempre hay el lugar para el postre denominado”, comentó emocionada.

Desde la Cámara. Hugo Ojeda, director Ejecutivo de la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Quito, explica que con el programa se busca el fortalecimiento de las capacidades, competencias de mujeres emprendedoras para que sus planes de negocios transciendan a lo largo del tiempo y que eso permita incentivar la generación de empleo y el desarrollo económico. “Lo que buscamos es empoderar mujeres, que lideren sus negocios, eliminar la brecha de equidad de género”, precisa. Y, lo más importante, explica Ojeda, es que las mujeres que administran sus negocios generen una sociedad más igualitaria, equitativa y obviamente que propendan a un desarrollo económico que el país necesita en este momento.