En Ibarra se capacitan con robots básicos en material reciclado

Paúl López, un joven ibarreño con discapacidad, es una de las personas que durante este tiempo de emergencia sanitaria que aún viven en el país y en el mundo debido al Covid-19, ha decido aprender algo más. Se trata del tema de robótica básica, donde arman robots con material reciclado.

Todo inicia por algo y, los participantes de este proyecto, tienen que arrancar armando un robot básico para posteriormente pasar al siguiente nivel.

Lo primero que les tocó construir fue un pequeño robot pintor, que se le coloca sobre una hoja de papel o sobre cartulina y, por sí solo, empieza a dar vueltas de 360 grados y a realizar un sinnúmero de círculos.

Para realizar este tipo de máquina, los estudiantes utilizan esferográficos o marcadores, un vaso plástico, cinta adhesiva y un pequeño motor, pieza que se pueden encontrar en varios artefactos electrónicos que ya estén en desuso. Por ejemplo, en impresoras y en equipos de sonido.

Posteriormente pasan a algo más avanzado. Por ejemplo, crear un robot seguidor de línea.

Paúl tiene discapacidad física, pero eso no ha sido una limitación, para ir aprendiendo más y más. Él ha participado en más de una veintena de talleres que se dictan en el Infocentro situado en la parroquia Guayaquil de Alpachaca. Y, cuando escuchó sobre el curso de robótica básica, decidió participar. “Me gusta venir al infocentro porque aprendo sobre varios temas y cosas. Esto de la robótica es muy entretenido”, mencionó Paúl.

Alrededor de 20 estudiantes de décimo año de educación básica de la Unidad Educativa 17 de Julio también decidieron invertir su tiempo libre en algo productivo.

“Escuchar hablar sobre robótica es algo que llama la atención. Estoy aprendiendo como funcionan los aparatos eléctricos. Así, si en mi casa se daña uno, ya sé cómo intentar repararlo”, mencionó Andrés Yar, estudiante secundario, quien encuentra fascinante el tema de la robótica.

En lo personal, creo que aprendiendo algo que me puede ayudar mucho en el futuro, es una buena forma de utiliza el tiempo que tenemos libre”, añadió el estudiante de 14 años de edad.

Gabriela Gavilima, asistente técnica del proyecto infocentros, es la encargada de dictar los talleres de robótica básica.

“Los chicos tienen sus propias iniciativas y las plasman en los pequeños robots, en las prácticas que se hacen. Ellos tratan de que todo lo que se hace funcione. La idea de todo esto, es que los estudiantes conozcan y se involucren en algo nuevo. Estamos trabajando con chicos de décimo año, entonces ellos ya empiezan a buscar la forma de orientarse y de qué camino seguir”, dijo la técnica.

Gabriela, quien es ingeniera en Mecatrónica graduada de la Universidad Técnica del Norte (UTN), también explicó que en este proyecto que arrancó en 2019, sin embargo, en estos últimos meses ha ganado más interés, ya que han participado estudiantes de diferentes edades y, también uno que otro docente.

También está alegre porque se han involucrado personas que presentan algún tipo de discapacidad, ya que, así, el proyecto también pasó a ser inclusivo y, mientras más personas aprendan, se siente satisfecha.