Ibarra, la capital del automovilismo que no se reactiva

IBARRA.- Un aproximado de 120 mil turistas llegaron a la capital imbabureña a presenciar la competencia ‘12 horas Marlboro’, una cifra sin precedentes para 1971, y nada exagerada como lo cuenta Rubén López, propietario de la Hostería El Prado.

 

Para el empresario, Ibarra a partir de la década de los 70 hasta los 90 se convirtió en la capital automovilística del Ecuador, condición que le otorgaba a la ciudad y a la provincia un sitial importante para el turismo.

 

Para López, el siglo XXI marcó un descenso en la actividad, la última competencia de renombre internacional se celebró en 1999 y fue la competencia ‘Yahuarcocha 500’, sin embargo este brillo del automovilismo ya se opacó con el fallecimiento de José Tobar, “Pepito” como lo recuerdan cariñosamente en el Club de Automovilismo y Turismo de Imbabura. (CATI).

 

“Los pilotos están esperando que se baje la bandera a cuadros para partir”. Esa es la frase que resume el anhelo de Marcelo Vaca, miembro del CATI, de que esta actividad vuelva a ser el motor que dinamice el turismo, que ha disminuido en la ciudad y que la pandemia le ha puesto en “terapia intensiva”.

 

“Cuando habían las carreras de tres días: viernes sábado y domingo, venían de todas las provincias del Ecuador y llenaban los hoteles”, recordó.

 

Marco Silva, supervisor de la escuela de conducción del CATI lleva grabado en su memoria la famosa carrera de las 12 horas Marlboro. “Esta pandemia nos ha cortado las alas, esperamos muy pronto volver a tener una competencia así, ya que Ibarra se ha caracterizado por ser una ciudad automovilistica”, dijo.

 

El piloto Fernando Madera parqueó, muy gentilmente, su vehículo para atender la entrevista telefónica con nuestro diario.

 

Quién más que una leyenda viva del deporte tuerca nacional para recordar la historia del autódromo internacional.

 

“El único del país y del norte de Latinoamérica”, como lo destaca el conductor ibarreño.

 

El sábado 2 de mayo de 1970 se realizó la competencia de inauguración del circuito. “Había que dar 60 vueltas al trazado de 10 kilómetros, por lo cual la prueba se llamó Yahuarcocha 600”, comenta Madera, quien ganó esa carrera.