Huertos orgánicos son la alternativa en González Suárez

Otavalo. Inés Paredes es una emprendedora por convicción. Lo que en su momento empezó como una pequeña distracción, hoy es parte de su vida. Ella es una de las 16 mujeres de la comunidad de Caluquí, en la parroquia González Suárez que tienen su huerto orgánico.

Propuesta local. En estos espacios tiene la posibilidad de sembrar todas las hortalizas que componen la canasta básica como rábanos, zanahorias, remolachas, acelgas, lechugas, cebollas, brócoli y más.

“También tenemos plantas medicinales como la menta, tomilla, manzanilla, llantén, toronjil. Todo esto lo tenemos en nuestros huertos”, dice la emprendedora.

Fuente de recursos. Estos cultivos no son solo un aporte para ahorrar, sino que se convierten en una alternativa de emprendimiento.El GAD parroquial de González Suárez y la Fundación Choice Humanitarian auspician el proyecto que se lo ejecuta en los sectores de Guachalá, Paquiestancia, Cariacu y la Chimba.

Cecilia Martínez es un ama de casa que tiene 51 años y desde hace ocho mantiene su sembrío en el patio de su casa. “Tengo más o menos unos 35 productos con los que abastezco la alimentación de mi familia y el exceso lo saco a la venta”, contó.

Para Martínez, los alimentos orgánicos se producen con el fin de nutrir el organismo humano protegiendo la salud de los consumidores, preservar el equilibrio ecológico del lugar donde se producen y están libres de sustancias tóxicas o químicos potencialmente dañinos a la salud.