Huelga llegó a su fin después de seis días

altIBARRA. Los representantes  sindicales Armando Bolaños y Byron Celi, este último acompañado de su esposa,  lograron sensibilizar al prefecto Diego García para que “anule” el proceso de visto bueno (despido) en su contra, así lo anunciaron la noche del lunes los mismos trabajadores.

Hubo propuestas y compromisos.  Cuando los dirigentes sindicales se aprestaban a cumplir su sexto día en huelga de hambre, un compromiso entre ellos y el prefecto Diego García, permitió que la paralización finalice.

Horas antes de que los trabajadores y el Prefecto lleguen a un acuerdo, el director  Regional de Trabajo,  Pedro Manuel Rosales dijo que con el visto bueno el empleador tiene facultades para dar por terminado el contrato de trabajo con un empleado por algunas causales previstas en el artículo 172 del Código del Trabajo, este artículo tiene 7 causales entre las cuales está: “por indisciplina o desobediencia grave a los reglamentos internos legalmente aprobados”.

Sanción que ahora ya no se concretará por cuanto el Prefecto habría llegado a un acuerdo con los trabajadores.

“El señor Prefecto nos llamó para conversar y aceptó un documento que le enviamos, en el cual nos compremetíamos con la autoridad, por ejemplo en reponer el día no laborado, firmar un acta con alguna autoridad, que se quite el visto bueno y poner una sanción administrativa, entre otros compromisos” dijo el dirigente Byron Celi.  

“De alguna manera la actitud de mi esposa Viviana Rodríguez, según las palabras del Prefecto conmovió los sentimientos y ahora vamos a seguir trabajando por la provincia y por el GPI” dijo Celi.

 El Prefecto.  Hasta las 21:00 de ayer tratamos de dialogar con el prefecto de Imbabura Diego García, pero no se pudo concretar aquello, se nos comunicó que se encontraba en una reunión importante.  Extraoficialmente se conoció que el Prefecto también retiraría la acusación impuesta por sabotaje a los servicios públicos impuesta en la Fiscalía.
Luego de la disposición los manifestantes se retiraron de las afueras del Gobierno