Huelga de esposas de trabajadores continúa

altIMBABURA. El jueves se cumplió el primer día de la huelga de hambre impulsada por los dirigentes sindicales Byron Celi y Armando Bolaños, el pedido de los trabajadores del Gobierno Provincial de Imbabura, GPI, es que el prefecto Diego García revea el visto bueno en su contra, mientras la autoridad provincial ha mencionado que solo acatará la resolución del Ministerio.

Lo que se evidenció en el primer día. Acompañados de  una botella de agua  y de su esposa en el caso del dirigente Byron Celi, los trabajadores sancionados con visto bueno continuaban ayer en las afueras del Gobierno Provincial de Imbabura.

Con carpas improvisadas y algunos cartelones, los manifestantes se apretaban a pasar la segunda noche que corresponde dentro de su huelga de hambre, hasta el momento indefinida, por cuanto esta será hasta que el Ministerio de Relaciones Laborales emita su fallo a favor o en contra de los trabajadores.


Viviana Rodríguez, esposa de Byron Celi y quien empezó con la huelga de  hambre dijo que continuarán con la medida por cuanto no se llegaba a ningún tipo de acuerdo con el Prefecto. Entre tanto la esposa de Armando Bolaños habría decidido no participar de la huelga debido a problemas en su salud, pero su esposo sí continúa en la huelga a la cual también se han sumado algunas personas que por momentos se han solidarizado con los dirigentes sindicales.

 El Prefecto de Imbabura. Diego García dijo  que respeta la medida tomada por los trabajadores, pero aseguró que se agotó todo tipo de diálogo y que es imposible llegar a un acuerdo por cuanto por un lado aseguran una cosa y por detrás me acusan de que estoy criminalizando y todo eso, entonces esperaremos la resolución que determine el Ministerio de Relaciones Laborales, dijo.

Pero claramente indicó que él no reveera lo dispuesto.