Hoteles de Ibarra sin huéspedes, familias preocupadas y en luto

El momento crítico que vive el sector hotelero tiene varias caras y no es algo ajeno para muchos. Como era de esperarse, fue una de las primeras actividades en cerrarse y será la última en reactivarse. De eso son conscientes quienes prestan este servicio. No son solo los empresarios, detrás de ellos también están los cientos de empleados proveedores y también sus familias.

“Los hoteles en Ibarra estamos en un proceso de hibernación, como cuando uno deja de trabajar en la computadora pero no le apaga para que siga funcionando”. Así define Fabricio Proaño la situación de los hoteles en Ibarra. Él es dueño de una hostal en el centro de la ciudad y manifiesta que conforme avanzó la crisis por la pandemia tuvo que prescindir de todos sus empleados hasta quedarse solo él y su familia.

Proaño advierte que pese a la crisis sigue pagando lo mismo en luz, agua potable e impuestos y que las autoridades locales han hecho muy poco para aliviar sus deudas.

Carlos Salazar, presidente de la Asociación de Hoteleros de Imbabura, indicó que hasta la fecha, en cambio, el Gobierno Nacional no ha entregado el crédito ‘Reactívate Ecuador’ a ningún hotel de la ciudad.

El COE Nacional autorizó la reapertura de los hoteles, pero no hay huéspedes, ni siquiera los vendedores que pernoctaban en Ibarra ya que hoy hacen teletrabajo.

El negocio ya no es rentable, explican. Hay deudas de servicios básicos, pagos a proveedores, pagos al IESS, pago a trabajadores. Hay muchos afectados por esta situación y es por esta razón que en Quito los hoteles han colocado listones negros en sus puertas cerradas.

“Entiendo que hay una marcha este miércoles en la Capital. Nosotros también estamos organizándonos para mostrar nuestra realidad, indicó Francisco Calderón, empresario hotelero.