Hotel Ajaví: El exquisito sabor de la receta familiar

Ibarra. Sin duda alguna, durante la Semana Santa el plato más solicitado es el de la fanesca. Una delicia gastronómica que acompaña a las familias en este tiempo de reflexión y que precisamente en el calor familiar es donde se da lugar a los más ricos platillos.

Una receta singular. Todos aquellos que llegan a degustar la tradicional fanesca en el hotel Ajaví, concuerdan en que tiene un sabor singular. Es innegable que en cada cocina se hace una preparación diferente de este plato pero aquí existe una receta familiar que Alberto Espinoza ha ido mejorando año tras año.

“Mi madre, María Espino-za, fue quien me enseñó a preparar la fanesca y gracias a mi experiencia en el mundo de la hotelería es que he podido ir combinando sabores y haciendo la receta cada vez mejor para el deleite de los huéspedes”, dice Espinoza quien lleva preparando 10 años este platillo en el hotel Ajaví.

El “truquito” del sabor. El chef considera que además de poner en práctica lo que su madre le enseñó, el “truquito” del sabor, como él lo define, está en el cariño que se pone a la ardua preparación.

“Hoy en día es muy fácil cocinar porque con el internet podemos acceder a una infinidad de recetas y a su preparación, pero el sabor lo pone cada uno según la experiencia”, enfatizó.

Ingredientes frescos.

Amparo Salazar, administradora del hotel, destacó que los ingredientes que se usan son frescos y de la localidad, con lo que se garantiza que sus clientes van a recibir un platillo de calidad.

Además, en la cocina del hotel se trabaja bajo estrictos controles de higiene. “Esto es muy importante porque al trabajar con alimentos es necesario que se tomen las medidas correctas para cuidar la salud de las personas”, agregó Espinoza.

Hoy es el último día. Las personas que no quieren perderse la oportunidad de degustar este platillo tradicional lo pueden hacer hasta hoy en el hotel Ajaví.

Las puertas del restaurante están abiertas desde el medio día.

Alberto Espinoza es el chef que lleva preparando por diez años la fanesca en el hotel Ajaví. Hasta hoy se puede degustar esta delicia.