Hospital San Luis de Otavalo líder nacional en parto vertical

Dentro de los diversos procedimientos para dar a luz en las unidades médicas del Ministerio de Salud, el Hospital San Luis de Otavalo lidera a nivel nacional el parto vertical. Esta práctica incluso le ha significado el reconocimiento por parte de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de Prestadores de Servicios de Salud y Medicina Prepagada (ACESS), y UNICEF, quienes lo acreditaron junto al Hospital General Docente de Calderón de Quito como los primeros Establecimientos de la Salud Amigos de la Madre y el Niño (ESAMYN), en el Ecuador.

“De acuerdo a estándares e indicadores se demuestra que nosotros manejamos los números más altos a nivel del país en la atención de este tipo de parto, el cual lo realizamos con medidas de bioseguridad en esta época de pandemia. De igual manera seguimos garantizando el acompañamiento a las pacientes”, informó Juan Echeverría, director del Hospital San Luis de Otavalo.

Además de poder elegir el parto en libre posición, las pacientes cuentan con la opción de recibir el acompañamiento de una persona elegida por ellas. Esta estrategia permite a las futuras madres contar el apoyo de una persona de confianza, para contrarrestar el miedo producido por la labor de parto.

“La paciente puede escoger a su esposo, a su mamá, a un hermano, a una partera comunitaria, a un familia o a la persona que ella desee. El hecho de tener a una persona de confianza disminuye el miedo en relación al proceso y por lo tanto disminuye el dolor”, explicó Álex Terán, ginecólogo del Hospital San Luis de Otavalo.

El proyecto Esamyn es un estándar de calidad que mide los servicios integrales brindados a las madres y sus hijos durante la atención prenatal, parto, postparto y lactancia materna.

“Tenemos este reconocimiento, y nosotros incluso con estándares más elevados que el Hospital General Docente de Calderón. Es un tema muy importante porque al estar en una población netamente andina, lo que queremos garantizar siempre es esa interculturalidad en la atención, esa articulación entre la medicina occidental, que es la medicina científica, y la medina ancestral de nuestras mamas parteras y de nuestros sabios de las comunidades. Nosotros respetamos mucho esa ambigüedad entre las dos medicinas y aquí la combinamos”, agregó  Echeverría.

Adicionalmente, la casa de salud otavaleña, en el contexto de la pandemia mundial por el Covid – 19, ha implementado un área de atención exclusiva para pacientes covid que están en periodo de gestación. Al respecto del tema, el principal de la entidad manifestó:

“Tenemos un área específica para este tipo de pacientes, para evitar el contagio hacia otras personas. Allí trabajamos con las máximas medidas de bioseguridad, recordando que nosotros no contamos con una unidad de terapia intensiva. Durante toda la pandemia nos hemos manejado con 7 camas para pacientes covid, y en articulación con los otros hospitales referenciales, como son el Hospital San Vicente de Paúl y el Hospital General Ibarra del Iess. Somos hospitales amigos que constantemente nos estamos ayudando”.