Homosexuales, valientes para salir del closet

37f1Ibarra. La palabra gay, es una manera de designar a los sujetos homosexuales masculinos, es decir, a los hombres que muestran inclinación hacia la relación erótico-afectiva entre individuos del mismo sexo.      

Homosexualidad. Carlos, Cristian, Marco y Álvaro son nombres protegidos de cuatro jóvenes que nacieron hombres y en su adolescencia tomaron la decisión de salir del closet.

Los cuatro visten con ropa de hombre, pero su fino timbre de voz los delata. Confesaron que no tienen problema en admitir su homosexualidad, pero prefieren evitar ser fotografiados.
Carlos es el único que accede a revelar su verdadero nombre prefiriendo mantener la reserva de su apellido. Junto a unos amigos han creado “Somos Diversos”, un grupo que aglutina a los GLBTI de la región (lesbianas, gays , bisexuales y personas transgénero).
Él se definió como gay, luego que a los 18 años mantuviera su primera relación sexual. Esta fue con un hombre y desde ahí se inclinó por la homosexualidad. “Me agradó y me sentí muy cómodo, fue algo lindo y romántico”, afirmó.
A sus 26 años, asegura no sentirse discriminado, por el momento, él está dedicado a impulsar al colectivo “Somos Diversos”.

Según la página web de la Comisión de Transición para la definición de la Institucionalidad Pública que garantice la igualdad entre hombre y mujeres. En el Ecuador, existirían 19 organizaciones GLBTI.
Carlos junto a su colectivo aspiran crear un centro de atención para la colectividad, “creo que en seis meses ya tendremos el dinero”, afirmó. Los recursos para la construcción del centro provendrían de las organizaciones internacionales que apoyan su lucha.
“Desde los planteles educativos deberían educar en los temas de diversidad “, dijo Carlos.
Cristian, Marco y Álvaro, expertos en belleza, son capaces de crear obras de arte con el cabello, uñas y maquillaje de sus clientes.
Todos admiten provenir de hogares normales y al llegar a la adolescencia definirse como gays.
Niñez. Los cuatro afirman provenir de hogares católicos y normales. Álvaro, de 44 años, afirma que su madre siempre lo apoyó mientras que su padre no. Cuando tenía 9 años, se percató que tenía afición por los hombres, a los  17 años tuvo su primera y última novia. Tres años después su padre se enteró que su hijo era gay. Al inicio rechazó el hecho, pero finalmente terminó aceptándolo.
Hoy tiene su casa, vehículo y negocio propio. Aseguró que no tiene ninguna intención de formar una familia. Criticó el actuar de Pamela Troya y Gabriela Correa al hacer mediática su relación. “Respeto, pero no lo comparto”, añadió.
Marco, comparte el criterio de Álvaro. “Muy exhibicionistas”, dijo.
Recordó que en su niñez jugaba con normalidad. Admite que de niño prefería jugar a las muñecas con su hermana mayor y no al fútbol.
A los 18 años, Marco huyó de su casa. Durante 8 años, vivió junto a Álvaro con él aprendió al arte de la belleza y hoy laboran juntos en un mismo local. Hace menos de un mes, luego que su padre falleciera, retornó a casa. Hoy vive junto a su madre quien ha aprendido a aceptarlo.
Cristian, al igual que los dos testimonios anteriores, pidió la reserva de su identidad.
Admitió que de niño evitaba jugar con sus compañeros, “me gustaba jugar con muñecas”, dijo.