Homenaje de reconocimiento

Dos personajes ibarreños han sido destacados por su forma de ser, su trayectoria y su compromiso con la ciudad que los vio caminar. Don Fausto Yépez Almeida y doña Rosita Reascos, siempre fueron reconocidos por la colectividad. Sus actividades lo cumplían en el marco de la cultura, principalmente. Los dos personajes mencionados, ya fallecidos, ahora peremnizan sus nombres y su personalidad a través de decisiones que para la mayoría de ciudadanos son acertadas. Un busto en el parque de la Mujer resalta la presencia y acción de doña Rosita, una mujer sencilla, pero activa; respetada y respetable; amiga y solidaria como ella sola. En cambio, don Fausto Yépez, el ‘caballero de la ibarreñidad’, inmortaliza su nombre tras la decisión municipal de denominar al periférico sur con su nombre. Son personajes de raigambre popular, muy queridos por la gente que siempre estuvieron pendientes de su ciudad y sus adelantos.