Homenaje a Benjamín Carrión

Un merecido homenaje acaba de recibir en México, el ilustre escritor ecuatoriano, Benjamín Carrión (Loja 1898–Quito 1979). El Gobierno del Distrito Federal, diplomáticos y familiares del gran intelectual, participaron, el pasado 24 de mayo, en la ceremonia inaugural de su escultura, en la Plaza de la Veracruz, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Se trata de una escultura que representa al escritor, durante una partida de ajedrez. En torno a la escultura destaca la leyenda: “Seamos una gran potencia de cultura, porque para eso nos autoriza y alienta nuestra historia”, como máxima del escritor, quien defendió hasta la saciedad su tesis de que “si no podemos, ni debemos, ser una potencia política, económica, diplomática y menos -¡mucho menos!- militar, seamos una gran potencia de la cultura, porque para eso nos autoriza y nos alienta nuestra historia”. Socialista convencido, combinó perfectamente sus tareas como político, escritor, diplomático, catedrático y periodista. Por sus ideas, los enemigos del pensamiento y la palabra, lo persiguieron, desterraron y encarcelaron. Carrión, consideraba a México como su segunda patria. En reconocimiento a sus extraordinarios méritos, este país hermano le concedió, en 1 968, el Premio Benito Juárez. Algunas de sus principales obras son las siguientes: “Los creadores de la nueva América”, “El desencanto de Miguel García”, “Mapa de América”, “San Miguel de Unamuno”, “Santa Gabriela Mistral”, “Nuevas cartas al Ecuador”, “Por qué Jesús no vuelve”, “Raíz y camino de nuestra cultura”, “El libro de los prólogos”, “América dada al diablo”, “García Moreno, el santo del patíbulo”, “Atahuallpa”, “Cartas al Ecuador”, “El cuento de la patria”. Los tres últimos libros, pueden conseguirse sin mayor dificultad, por lo que recomendamos su lectura.  

 David Ruiz Sevilla
davidruizsevilla@hotmail.com