Hipólito Sánchez, una vida en defensa de los artesanos

Una de las cosas que más me impactó de don Hipólito Porfilio Sánchez Esparza, es su transparente memoria y la capacidad de recordar cada fecha importante y los detalles de todas sus vivencias, luchas, trabajos y logros, como uno de los artesanos más reconocidos del cantón Ibarra.

Cuando iniciamos la entrevista se mostró muy halagado y de inmediato empezó a desempolvar su mente para recordar cada aspecto de su vida, incluso el nombre de todos sus profesores, quienes le dieron los primeros empujones para convertirse en un hombre de bien.

Su vida
Don Hipólito nació en Ibarra el 13 de mayo de 1951, desde hace 47 años es maestro de pintura automotriz y también se graduó como chófer profesional. Entre una de sus anécdotas recuerda que su primera profesora en la escuela América fue Lucila Benalcázar y, coincidencialmente, la calle donde reside y tiene su taller, lleva el nombre de la reconocida maestra.

Con mucha amabilidad relata que empezó a trabajar a los 15 años como agricultor, en un terreno que tenía su tío en la comunidad de Tablas, en la vía Ibarra – San Lorenzo. Entre sus recuerdos tiene muy presente que antes de convertirse en pintor automotriz, trabajó en la carpintería de Marco Dávila y Hernán Gomezjurado, en donde aprendió a lacar los muebles y pintarlos.

“Cuando salí de ahí me quedé sin trabajo y un primo, que tiene un taller de enderezada de vehículos, me dijo que vaya a pintarlos, y ahí aprendí este oficio. Durante 39 años trabajé también para Comercial Hidrobo, el dueño, don Patricio, me mandaba los autos a mi taller”, relató con orgullo.

Una historia de trabajo
“Mi mamá me enseñó a respetar lo que uno se promete y el 26 de mayo de 1987, cuando me titulé como artesano, me tomaron la promesa y jure defender la Ley de Defensa del Artesano y cumplir a cabalidad lo que dispone la Constitución.

Entonces se me metió eso en la mente y soy fundador de la Asociación Interprofesional de Artesanos de Ibarra, creada en 1987”, agregó don Hipólito mientras se colocaba su mandil para pulir un automóvil Vitara color celeste que estaba en su taller.

“Como verá no tengo una casa, sino unas mediaguas que hice en mi terreno desde 1987. Me levanto a las 07:00 y desayuno, como aquí mismo tengo mi taller, sigo trabajando hasta las 13:00 y entro al almuerzo; termino y salgo a trabajar hasta las 18:30. Después ingreso a la computadora a instruirme, porque la gran mayoría de artesanos me solicitan información sobre tramites en el SRI y el IESS, entonces siempre tengo que estar preparado para poder explicar a mis compañeros. Yo trabajo de lunes a domingo, no tengo descanso, y ahora con la pandemia, ni a la puerta salgo”, señaló nuestro personaje con una sonrisa.

Logros y dignidades
Don Hipólito fue presidente de la Asociación Interprofesional de Artesanos de Ibarra por 6 periodos, director de 5 cursos de titulación por práctica profesional en dicho gremio, mentalizador para la creación de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Imbabura “Artesanos Ltda.” y presidente y socio fundador de la misma.

También fue vocal y secretario de la Federación Provincial de Artesanos Profesionales, director de publicidad de la Tercera Feria Nacional de Artesanía “Imbabura 90”, presidente de la Junta Provincial de Defensa del Artesano de Imbabura de 1997 al 2004, entre otros.

El pintor automotriz recibió, entre los principales reconocimientos, la condecoración al mérito laboral otorgada por el Ministerio de Trabajo y Recursos Humanos en 2000 y la condecoración al mérito artesanal Dr. José Baquero de la Calle, entregado por la Junta Nacional de Defensa del Artesano 2002. Sin embargo reconoce que el principal premio es el cariño y respeto de los miles de artesanos de la provincia.