Hipertensión felina: enemigo silencioso

Ibarra. ¿Has oído hablar de la hipertensión felina? Seguro que a todos nos suena la hipertensión arterial en los seres humanos. Y conocemos a personas que padecen esta enfermedad crónica y que toman medicación para controlarla. No obstante, es una enfermedad que también puede afectar a los gatos, con consecuencias muy graves.

Valoración. El veterinario José Luis Andrade dice que lo primero es determinar las causas de las enfermedades subyacentes (si las hay), una vez controladas, será más sencillo mantener la presión arterial en niveles normales, será necesario que el veterinario valore al animal y administre, si lo considera, las dosis adecuadas de antihipertensivos. Muchas veces se requiere de cierto tiempo para hallar la medicación y dosis ideal.

Si existe daño ocular, se debe considerar la evolución del mismo como respuesta al tratamiento indicado e igualmente, verificar la funcionalidad del riñón en los casos donde se manifieste el daño renal. Modificar la dieta y disminuir el consumo de sal es otra medida que puede ser beneficiosa en algunos casos. Las mediciones de tensión deben realizarse en un periodo de 2 a 3 meses.

El experto explica. Antes de adentrarnos en los síntomas, es conveniente recordar la importancia del control rutinario. “Al visitar el veterinario regularmente es posible, entre otras cosas, chequear su presión arterial, además de las vacunas de rigor y los cuidados requeridos. La edad del gato influirá en la frecuencia de dichas visitas, así como la historia médica del animal. En la mayoría de los casos, las señales de alarma vienen dadas por otros padecimientos asociados, más que por la presión arterial en sí”.

Entre los signos físicos tenemos la pérdida de peso, hiperactividad, parpadeos, ataxia. En casos más avanzados la depresión.

Algunos estudios señalan que crear nexos entre humano y gato, a través de las caricias, puede incidir positivamente.
Se calcula que 1 de cada 6 gatos mayores de 7 años padece hipertensión. Sin embargo son pocos los diagnosticados.