Hinchas sufrieron durante 95 minutos

pag-15Ibarra se paralizó ayer a las 16:00. Los centros comerciales y plazas de la capital imbabureño el movimiento de aficionados vestidos con las camisetas de la Tricolor empezó pasadas las 14:00.  
Es que nadie quería perderse el partido entre Ecuador y Paraguay.


En la Plaza Francisco Calderón, en pleno corazón de la ciudad, alrededor de cien personas vibraron minuto a minuto el partido en dos bares que funcionan al aire libre.
Esos sitios quedaron pequeños. Juan Pablo Calderón, propietario de uno de esos centros de diversión abrió por primera vez el bar. Él hizo algunos ajustes. Colocó un televisor de 42 pulgas, contrató canal por cable y diseñó un espacio amplio para mirar el juego.
 Aseguró que su local estará abierto cada vez que juegue la Tri.
Desde ese punto disfrutó del partido Germán Díaz, quien es vendedor de helados. Él caminaba por el parque y sin pensar dos veces estacionó su pequeño coche y se instaló a mirar el compromiso.
Durante los 90 minutos de juego no vendió ni cinco productos. Casi no le importó. Lo único que quería era festejar el triunfo de Ecuador, que no llegó.
Al otro lado de la ciudad, en el centro comercial Laguna Mall los hinchas cantaron a todo pulmón el gol del empate. El patio de comidas s se convirtió en una tribuna de un estadio.
Los aficionados sufrieron de pie. La Laguna Mall abrirá nuevamente sus instalaciones el próximo martes cuando la Tri juegue ante Colombia por la sexta fecha de las eliminatorias mundialistas Rusia 2018.