Hijos menores de extranjeros sufren consecuencias de la migración

Ibarra. Los niños, niñas y las familias migrantes están haciendo frente a dificultades para regularizar su situación en materia de inmigración, lo que puede afectar su acceso a la protección social, la atención de la salud, el desarrollo en la primera infancia, la educación, los medios de vida sostenibles y la protección de la infancia.

Análisis. Como resultado de la crisis migratoria en Venezuela, se estima que 1,1 millones de niños y niñas necesitarán protección y acceso a los servicios básicos en toda la región de América Latina y el Caribe en 2019, dijo UNICEF. Esto representa un aumento proyectado con respecto a los casi 500 mil niños que necesitan ayuda en la actualidad . El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia pidió a los gobiernos que protejan los derechos de todos los niños y niñas, incluidos los migrantes y refugiados.

En Ibarra. Marcela Mena, analista de proyectos sociales del GAD Ibarra, comenta que hay familias radicadas en el país y en la ciudad y que están sufriendo violencia. “Nosotros hemos dado talleres en los colegios con el tema de la xenofobia y así hicimos un ejercicio con los estudiantes y les preguntamos si habían sufrido violencia en las aulas y es sorprendente saber que muchos de los chicos venezolanos pero también colombianos, decían que eran violentados no solo por sus compañeros sino por sus profesores, quienes les decían que si se portan mal les van a regresar a donde Maduro. Sus compañeros les decían que son pobres y que solo venden arepas”, dijo con pesar.

Es por eso que el llamado de Mena es hacia la conciencia de todas las personas para que sumen esfuerzos o que al menos no hagan más difícil la vida para personas que “han tenido que desarraigarse de su país y emprender una nueva vida, eso no es fácil”, agregó.

Violencia. María Cristina Perceval, Directora Regio-nal de UNICEF dijo que es evidente que mientras persista la crisis en Venezuela y el número de migrantes siga aumentando, algunos servicios esenciales como la protección, la atención de la salud y la educación sufrirán una merma cada vez mayor en los países de acogida y de tránsito.

UNICEF está especialmente preocupado por los informes sobre casos de xenofobia, discriminación y violencia perpetrados contra niños, niñas y familias venezolanas en las comunidades de acogida. En este punto también desde el GAD Ibarra se trabaja para contrarrestar los efectos de la discriminación.