Ibarra. El exasambleísta de la Revolución Ciudadana y acérrimo seguidor de las tesis del expresidente Rafael Correa Delgado, el doctor Virgilio Hernández, estuvo en la provincia de Imba-bura, portando su grillete, para contar sus verdades.

El proceso judicial en su contra por el delito de rebelión sigue adelante y a-hora espera la decisión de los jueces, quienes tienen la última palabra.

Mientras tanto, acude libremente a dar entrevistas en los medios y a desmentir que haya estado involucrado en acciones de las que se le acusa: tenencia ilegal de fuertes cantidades de dinero, escuchas telefónicas con claros intereses desestabilizadores y motivador de las acciones violentas en las jornadas que el país vivió en el mes de octubre pasado.

Luego de los hechos del mes de octubre, las acusaciones en su contra, ¿cómo se siente? Mire, me siento libre y con la convicción de quien tiene la conciencia tranquila y de que es inocente, así lo dije y por eso me presenté a la audiencia de vinculación en la Fisca-lía.

¿Pensó en fugarse? Es paradójico que el fiscal haya planteado que había riesgo de fuga, cuando yo me presenté voluntariamente, co-mo repito con la convicción íntima y profunda de que soy inocente.

¿Y las pruebas esgrimidas? La propia Fiscalía ha tenido que empezar a darnos la razón, cuando después de haber señalado que existían pruebas claras y contundentes de que nosotros habíamos apoyado, organizado y financiado un movimiento armado, el 24 de diciembre tuvieron que reformular cargos

¿Qué implica eso? Tuvie-ron que reconocer que no había un solo indicio para decir que nosotros (él, Paola Pabón y Christian Gonzá-lez) organizamos un movimiento armado para desconocer la Constitución de la República o derrocar al gobierno del presidente Lenín Moreno. Esa reformulación de cargos permitió que la jueza Pavlova Guerra diga que no hay necesidad de la prisión preventiva.

¿Pero, los indicios? Si esto hubiese sido así, si tenían los indicios claros, no habrían reformulado cargos y nos sustituyó por tres medidas: nosotros nos presentamos cada día lunes, tenemos prohibición de salida del país y portamos este grillete que no lo podemos sacar.

A propósito ¿cómo se sienten con ese dispositivo? Mire, el grillete es la entereza también de una jueza que resistió la presión de las grandes corporaciones mediáticas y las presiones políticas y actuó con base a la Constitución y con base a la ley.

¿Qué hacen ahora ustedes? Nosotros ahora nos estamos defendiendo en libertad, por eso extraña que la ministra de la Política en una forma imprudente señale que vamos a ser sentenciados, cuando nuestro proceso es reservado.

¿Proceso reservado? Yo siempre he dicho que es lamentable que nuestro proceso sea reservado, porque si no lo fuese podrían ver la debilidad de pruebas con las que a nosotros se nos pretende acusar y se nos pretende emitir una sanción que podría ir entre 5 y 7 años de prisión.

¿Y las escuchas telefónicas? El contenido de las escuchas telefónicas no las conocíamos. La pregunta es cómo pudieron acceder a eso y debería decirnos la ministra

¿Qué esperan de la justicia si son llamados a juicio? Yo estoy seguro que va a existir un dictamen acusatorio y que por lo tanto se nos va a llamar a juicio. Después, obviamente, nos tocará pelear en los tribunales por nuestra inocencia.