Heladas también afectaron los cultivos en Imbabura

En días pasados una fuerte helada azotó varias zonas de la provincia del Carchi, dejando consigo la pérdida de cientos de cultivos. Pero el daño no solo se registró en la provincia del norte; zonas en Zuleta, perteneciente a la provincia de Imbabura también sufrieron el daño de la naturaleza.

Las pérdidas.
En especial las papas, habas, chochos y maíz fueron los productos agrícolas que se destruyeron con la helada de los últimos días. Los agricultores sostienen que han existido cultivos que ya estaban cerca de dar sus productos, es allí donde la planta ya no reacciona y el cultivo simplemente se pierde.

“Ahora no sabemos qué hacer, necesitamos ayuda de las autoridades para que nos apoyen, pero hasta el momento no hemos tenido nada. Usted sabe nosotros vivimos de la agricultura y por eso estamos complicados con lo que ha sucedido”, dijo Alfonso Urcuango, agricultora de la zona.

“Pero también la hierba para el ganado se seca, no ve que las heladas son fuertes y se queda el alimento del ganado duro, congelado y luego ya no vale. Hay plantas que creíamos son resistentes como los chochos por ejemplo, pero igual algunas plantas de este producto también se han perdido”, dijo Luzmila Cabascango, otra ciudadana afectada.

Las causas.
La época seca se ha presentado con fuertes heladas, que por la falta de humedad ha determinado que las plantas quemen sus hojas y las que apenas inician sus procesos se pierdan de manera total.

Según el técnico Carlos Naranjo, la helada es más agresiva para las plantas, ya que las bajas temperaturas afectan el proceso natural de desarrollo de los cultivos.

La helada blanca o helada de agua en cambio en muchas ocasiones resulta poco ofensiva, pero también puede generar dificultades.

En ésta generalmente las platas trepadoras resultan afectadas.

Estos fenómenos son mucho más comunes en noviembre pero con el calentamiento global, según el técnico es difícil determinar el día que se presente y poder actuar. La temporada seca generalmente está acompañada por heladas, enfatizó.

Posible prevención.
El técnico explicó que se puede evitar que las heladas afecten a los cultivos en dos fases, la pasiva y la activa.

En la primera la recomendación es mantener el suelo húmedo pues al momento de bajar la temperatura el suelo emite vapor producto de la acumulación de agua.

En la activa, es muy practicada entre los agricultores, se trata de actuar cuando el fenómeno se produce, la idea es preparar focos de fuego de tal manera que el ambiente se caliente y la planta no reciba de manera directa la helada.

Esto se lo puede hacer ya que existen señales como las noches despejadas que son ligeras señales de la caída de helada. Una vez que la helada afecta al cultivo que apenas inicia, la planta se pierde, por lo que los agricultores optan por sacar la planta para que sea el alimento de los animales o para abono orgánico.