Salud mental: Hay 1 062 atenciones con descargas emocionales por la pandemia

La salud mental es una de las áreas más desatendidas de la salud pública. Cerca de 1000 millones de personas viven con un trastorno mental, 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo de alcohol y una persona se suicida cada 40 segundos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ahora, miles de millones de personas de todo el mundo se han visto afectadas por la pandemia del Covid-19, que está teniendo repercusiones adicionales en la salud mental.

En el Hospital San Vicente de Paúl se han registrado 1062 atenciones con descargas emocionales, desde el 19 de marzo hasta el 15 de agosto de 2020.

La psiquiatra del hospital, Carmen Ruiz, explicó que actualmente ha aumentado la incidencia de crisis de ansiedad por la pandemia del coronavirus. “En esta crisis se relacionan los estresores”.

Los trastornos mentales, según la especialista, al ser diversos en sí, cuando ya afectan la funcionalidad de la persona “estamos frente a un auxilio que sería detectable ante un cambio en la vida mismo de la persona”.

La psiquiatra añadió que los casos más comunes en la actualidad ante el coronavirus, son los trastornos de pánico. Señaló que en el 2019 tenían un 22 % de atenciones, pero en estos seis meses hay un 30 % de casos.

Por su parte, el gerente del hospital Salomón Proaño, mencionó que estas intervenciones permiten reducir el estrés laboral, la depresión y ansiedad, “al ser el personal que labora en primera línea de atención, con lo cual se mejora la seguridad laboral y del paciente principalmente durante la emergencia sanitaria”.

Asimismo, Proaño indicó que esta casa de salud cuenta con el servicio de Medicina Ocupacional, desde donde se identifican los casos a psiquiatría o psicología clínica.

Conmemoración

La OMS define que el Día Mundial de la Salud Mental de este año (10 de octubre) se celebra en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia.

Según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años.