Hataris fortalecen tradición

hatariUn grupo de jóvenes de la parroquia rural de Quichinche, decidieron ayudar a fortalecer la cultura del pueblo kichwa y graban sus primeros temas. El objetivo de los artistas es que su público disfrute de la música ancestral.
Hataris, que significa revivir, desarrollar y levantar, quiere que las nuevas generaciones de las comunidades indígenas amen sus orígenes, se sientan orgullosos de su identidad y practiquen sus costumbres.

“Uno de nuestros sueños es que las personas conozcan lo valiosa que es la música y la cultura andina, y que todos quienes somos indígenas mostremos el orgullo de pertenecer a una etnia trabajadora y llena de virtudes”, dijo Norberto Oyagata, director de la agrupación juvenil.
Fandango, San Juan, huayno, son algunos de los estilos musicales que han elegido para darse a conocer en su comunidad, el cantón y la provincia, que son sus primeros objetivos. Esperan que en los programas que se realicen en las comunidades los inviten para que la gente disfrute su trabajo.
Antes de iniciar su jornada de grabación cada uno de los jóvenes repasó en su hogar, los instrumentos se volvieron parte de ellos, a donde van la gente los identifica porque siempre están listos para un repaso en su tiempo libre.
Hataris es una agrupación que está empezando a articularse, todos sus integrantes son apasionados del arte, pero no quieren que sus letras, ritmos y melodías se queden solo en las paredes de sus domicilios o de un estudio de grabación. “Queremos que poco a poco el mundo conozca lo que hacemos con ganas, esfuerzo y amor”.
Los jóvenes indígenas al mostrar su talento no tienen ningún afán por competir, lo que más les importa e interesa es generar los espacios para que la gente viva y conozca lo que aprendieron sus ancestros y ahora ellos lo ponen en práctica.
Los instrumentos de cuerda, bandolín, guitarra, charango, violín y bajo, de percusión, batería básica, bombo, palo de lluvia y las chajchas, de viento, quena, flauta, quenilla, zampoña, antara, son parte del marco musical que acompaña a los cantantes.
Los artistas son de las comunidades de San Francisco de la Arrinconada, Arcacunga, Yambiro, Panecillo, Agua Longo y San Juan, pertenecientes a las zonas rurales de la parroquia de Quichinche.
“Otra meta que queremos alcanzar es que en la comunidad sepan que hay un grupo de jóvenes que quieren representarlos en los eventos culturales de Otavalo”.
En la grabación de sus primeros temas se han demorado más de tres semanas, ya que se están acoplándose, a lo que quieren que sea su estilo de vida y la forma de expresión con la que den a conocer lo que sienten y viven en sus casas, comunidades, grupos de amigos y amores.
La agrupación Hataris se compromete a que cada vez que se suban a un escenario y presenten sus temas, van a demostrar el talento que Dios y la naturaleza les entregó.