Harrington dice que hay diferencias políticas en Avanza

Ibarra.- “No estoy de acuerdo que se sigan invirtiendo recursos económicos mal llevados, invertir cierta cantidad de dinero para beneficiar al mismo proveedor, estoy completamente segura que mi desafiliación no tiene que ver con nada personal,

ni en contra de una o dos personas, es una manera de exigir al señor Alcalde que pueda tomar determinaciones”, dijo la concejala Diana Harrington tras anunciar su desafiliación del partido Avanza.

Decisión.- La concejala explicó que la decisión la tomó porque existen diferencias políticas.
“Estoy en desacuerdo en alguna postura, exclusivamente por la parte administrativa. Estoy convencida que hacen falta muchas cosas para poder llegar a la excelencia, que no debe ser siempre el objetivo, pero creo que el hecho de servir a la ciudad puede visibilizar el horizonte que queremos para Ibarra”, señaló.
Harrington aseguró que su gestión ha sido “totalmente transparente, he pasado un proceso de contraloría para el Consejo Cantonal de Salud y no ha existido ninguna observación”.

Recursos.- También señaló que si se cambiaran los recursos que se están invirtiendo para las fiestas y se destinaran al Consejo Cantonal de Salud, “creo que estaríamos triplicando el número de beneficiarios”.
En clara alusión a Laureano Alencastro, agregó que el Departamento de Cultura “ha hecho quedar mal la cara de la Municipalidad, hay mucho que cuestionar”. Manifestó que los funcionarios y “supuestos proveedores no respetan al Concejo municipal como máxima autoridad. No he sido acostumbrada a ventilar la problemática a través de los medios, pero hay gente oportunista que busca un cargo de superación económica para tener estrategias de servirse uno mismo” Harrington, quien presentó su desafiliación la semana pasada también indicó que “lo más lógico es desapegarme de un partido político para no ser enemigo, sino seguir desarrollando propuestas”.
Habló de Laureano Alencastro, diciendo: “No puede desconocer al Concejo municipal, mucho menos a la Comisión de fiestas diciendo que no somos quiénes para fiscalizar a los proveedores”.