Han pasado seis meses y su hijo no aparece, su madre está desesperada

Otavalo. Llegar a casa de Lili Acosta es muy doloroso, así lo indican sus familiares y amigos, ya que ahí están todos los recuerdos de Jhosua Salinas, el pequeño hijo de Lili, de 8 años de edad, que a decir de su madre, desapareció desde el 14 de febrero de este año.

La ciudadana mencionó que la última vez que lo vio a su hijo fue cuando ella tenía que hacer algunas actividades y por ello dejó a su hijo con su padre, al regreso ninguno de los dos estaba en la casa, es por ello que presume que el niño se encontraría o fue llevado por su padre a un lugar donde nadie sabe.

Pero el problema va más allá, ya que Lili Acosta considera que su pareja sentimental sufre de depresión y tiene trastornos psicológicos, por lo que ha pedido a las autoridades de turno, ayudarle a localizar al ciudadano y por ende a su hijo.

Testimonio. “Mi niño fue sacado de nuestra casa, regresamos de la escuela, almorzamos y teníamos un tiempo de descanso.

Mi hijo podía jugar en la computadora una hora, lo dejé con su padre y yo salí a hacer unas diligencias.

Luego de una hora que regresé ya no los encontré llamé por teléfono al padre de mi niño para saber dónde estaban y ya no me contestó, revisé la habitación de mi hijo y faltaba ropa y juguetes en media hora bajé a la Policía a pedir ayuda y desde ahí no hay noticias de ellos”, dijo Lili Acosta madre del menor desaparecido, ayer, en un diálogo con EL NORTE.

En la Fiscalía. La denuncia correspondiente ya se encuentra en la Fiscalía, allí se señala que el pequeño desapareció de la ciudadela Selva alegre, calle Totoral en la ciudad de Otavalo.

Hasta el momento ya se han hecho varios llamados a las autoridades e inclusive plantones exigiendo no se paralice la búsqueda.

Según la madre del pequeño se fueron en una furgoneta de color blanco y hasta lo que ella conoce asegura que les vieron la última vez pasando el peaje de San Gabriel en la provincia del Carchi.

Ante una desaparición.

1. Generar una lista de contactos de las personas más cercanas a la persona desaparecida.

2. Recordar las actividades planificadas por la persona desaparecida en el momento que se detectó su ausencia.

3. Acudir a la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) o Fiscalía más cercana a su domicilio o comunicarse directamente con la Policía Nacional o al 911.

4. Proveer de información acerca de los hábitos de la persona desaparecida.