Hallan cóndor muerto en Cotopaxi

Quito. La Fundación Cóndor Andino Ecuador informó este lunes del hallazgo de un cóndor muerto en la provincia del Cotopaxi, situada en el centro andino del país.

“El día de ayer en horas de la noche recibimos una mala noticia para la conservación del cóndor en Ecuador, un seguidor de nuestra página halló el cadáver de un cóndor andino en la provincia de Cotopaxi”, señaló la Fundación en su perfil de Twitter.

Y añadió que equipo de la Fundación con las autoridades ambientales del país realizan al momento investigaciones de campo para determinar las causas del “desafortunado hecho”.

La Fundación ofreció una pronta información sobre el acontecimiento “que se repite en Cotopaxi y nos tiene muy preocupados”, anotó.

De acuerdo al censo nacional de 2018, se calcula que en Ecuador hay una población mínima de 150 cóndores en estado silvestre.

Por ello, la Fundación advirtió que “si hoy no tomamos acciones para preservar y salvar al cóndor de su extinción, las futuras generaciones no lo podrán ver volando libre por los cielos de Ecuador”.

El pasado 8 de febrero, técnicos del Ministerio de Ambiente de Ecuador liberaron a un cóndor que en enero último fue rescatado en Latacunga (Cotopaxi) con signos de envenenamiento, presumiblemente por la ingesta de carroña contaminada.

Tras recibir atención médica, el espécimen adulto alzó su vuelo en la cara sur del Parque Nacional Cotopaxi en un lugar conocido como Ticantilín, portando un rastreador satelital y bandas alares que permitirán conocer sobre sus rutas, lugares de alimentación y dormideros.

Erika Latorre, especialista de la Dirección Nacional de Biodiversidad del Ministerio, explicó entonces que la liberación se pudo realizar “cumpliendo con protocolos técnicos elaborados con el apoyo de la Fundación Cóndor Andino, con el objetivo de garantizar su éxito”.

El cóndor andino (Vultur gryphus) es una especie amenazada que se encuentra en peligro crítico de extinción en este país, debido a su tamaño poblacional reducido, a la cacería ilegal y la reducción y pérdida de su hábitat.

Como parte de las medidas de conservación, Ecuador ha implementado planes de manejo, actividades de control de la cacería, identificación y protección de nidos y dormideros, programas de educación ambiental en las haciendas, escuelas y comunidades campesinas de los páramos, entre otros.