Habitantes de Lita tienen miedo de amenazas de atentado

lita

Ibarra.- Todo empezó la semana pasada, cuando un huésped de una de las hostales, ubicadas en Lita (parroquia, situada a 95 Km. al noroccidente de Ibarra, en Imbabura), emitió una alerta. El sujeto fue claro, y advirtió que Walter Patricio Artízala Vernaza, alias “Guacho”, jefe de las disidencias de las FARC, se encontraba en el pequeño poblado que limita con la provincia de Esmeraldas.

El ciudadano de origen colombiano comentó tener información valiosa para las autoridades, sin embargo desocupó uno de los sitios de hospedaje porque, según él, iba a existir un atentado.

Para la propietaria del lugar la noticia cayó como un ‘balde de agua fría’. Enseguida pidió al resto de huéspedes que desalojaran.

Trabajo. El oportuno accionar de miembros de la Policía Judicial permitió conocer que el supuesto ‘informante’ permanecía en la mina de El Triunfo, parroquia de Buenos Aires y que era un cliente frecuente del sitio de alojamiento.

Según manifestó el extranjero, los sitios de alojamiento serían el objetivo de ‘Guacho’, porque ahí permanecen los uniformados. Supuestamente, dicha información la obtuvo en la mina.

Miembros policiales llegaron al sitio para investigar el caso y brindar la seguridad y apoyo necesario a los habitantes, ya que la amenaza se ha convertido en un ‘secreto a voces’.

Presencia policial. Los operativos en el sitio son permanentes, miembros de la Policía Judicial, Grupo de Intervención y Rescate, Grupo de Operaciones Especiales y Dirección Nacional de Inteligencia, trabajan por el bienestar de los habitantes.

En la parroquia se ha reforzado la seguridad por la presencia masiva de ‘mineros’, quienes utilizan la parroquia para transportar, por vías de segundo y tercer orden, los sacos de material rocoso obtenido en la parroquia de Buenos Aires.

Situación. Diario EL NORTE conoce de fuentes extraoficiales, que en la mina de El Triunfo están acumulados miles de sacos con el material, el cual no puede ser transportado hacia el sur del país por los múltiples operativos efectuados en Imbabura.

La presunción de los liteños es que a los mineros no les conviene la presencia policial en la zona y por ello se produjo la amenaza.