Habitantes de Caranqui cansados de estar sin agua

aguaIBARRA. “Señores del agua mi mami está por acá”, gritaba insistentemente Sebastián Mafla, de 5 años de edad, a los bomberos que llegaron con el tanquero al sector de Shugshupungo de Caranqui, en donde desde el lunes, cerca de 20 familias se quedaron sin agua.

Líquido vital. Y así, gracias a su nieto Sebastián, Teresa Ibujés logró la ayuda del tanquero que le dejó dos baldes y dos ollas llenos de agua.
Con un Dios les pague, Teresa, desde su casa que lleva el nombre de La Ponderosa, se despidió de los bomberos Armando Usuay y Edwin Benítez.
Las familias del sector esperaban con ansias al tanquero, pues ayer ya era el tercer día en el que no tenían ni gota de agua, según comentaron.
“¿Cuánto tiempo no va haber agua?”, se preguntaba Edison Arciniega.
Con una llamada al 911, de la Central de Emergencias, o al 102, los bomberos llegaron con agua a los sectores que lo solicitaron.
“No tenemos ni gota de agua desde el lunes”, dijo Bolívar Padilla, morador del sector quien hizo un llamado a las autoridades a quienes solicitó que pongan cartas en el asunto porque “sin agua no hay vida”, agregó.
A través de un comunicado de prensa, la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado explicó que “la madrugada del pasado martes 26 de septiembre se produjo un taponamiento de aire en la línea de conducción Guaraczapas – Caranqui, lo que generó desabastecimiento de agua potable en sectores como: Los Ceibos, La Candelaria, Caranqui, Bellevista de Caranqui y Tanguarín”.
La empresa instaló una nueva válvula de aire para sangrar la tubería y prevenir futuros inconvenientes. Técnicos y trabajadores laboraron más de 48 horas continuas hasta recuperar el caudal en los 8 km de la red afectada.