Gustavo Villarreal retorna a la libertad

liberadoFRONTERA. “Jamás me imaginé que me iban a rescatar porque el terreno es inaccesible, gracias a Dios estoy aquí”, fueron las primeras expresiones de Villarreal durante la rueda de prensa ofrecida por el ministro José Serrano en Quito.

Reencuentro. El arquitecto de profesión se abrazó con su esposa y luego con sus hermanos y padres, después de 36 días de cautiverio en medio de lágrimas y felicidad.Su padre Juan Villarreal, reconocido ganadero y hacendado de la frontera no podía creer que su hijo estaba sano y salvo, más aún cuando Él junto a su hijo Edwin vivieron el drama del secuestro en el año 2001. Gustavo Villarreal pretendía ser enviado hacia Bogotá para desde allí remitirlo a Quito, pero a última hora las autoridades de los ministerios del Interior decidieron realizar la entrega por la frontera Nariño- Carchi.
Durante su estancia en Nariño no tuvo contacto con amigos o familiares, que intentaban conocer sobre su estado de salud y condiciones anímicas.
Sin embargo ayer Villarreal recibió el abrazo de Gustavo Navisoy su amigo y colega para luego embarcarse en un vehículo policial ecuatoriano que se dirigió hasta el aeropuerto Luis Mantilla, donde abordó un helicóptero de Aeropolicial que trasladó al liberado hacia Quito.