Guía para elegir el tipo de uñas que debes ponerte

Ibarra. No hay un único modelo de uñas postizas sino que en el mercado pugnan por el triunfo tres técnicas muy distintas entre sí: las uñas de gel, las uñas de porcelana, y las uñas acrílicas, pero ¿cuáles son las mejores?

Acrílicas. Andrea López, manicurista profesional, dice que están hechas como su propio nombre indica a partir de acrílico, un material resultado de la mezcla de polímero en polvo y un líquido especial. Cuando se utiliza para realizar uñas la sustancia ofrece unas cutículas postizas muy consistentes de plástico duro y con apariencia similar a las naturales, que se adaptan perfectamente y pueden llegar a durar más de seis meses, siempre y cuando las cuides cada semana aplicándoles un serum especial, lo que significa que son más duraderas que las otras dos.

De gel. Son la opción más moderna y avanzada de las uñas postizas. Utiliza geles oligomeros, “lo que permite que el acabado sea mucho más natural que por ejemplo las acrílicas y que puedan respirar mejor, evitando que se creen hongos o que se infecten con facilidad”, dice. A diferencia de las acrílicas por ejemplo, la adaptación es sencilla y la aplicación es rápida y poco molesta, solo tienen que posarse sobre una base de papel en la que irá dispuesta la capa de gel.

Porcelana. La especialista dice que estas son mucho más resistentes que las uñas de gel pero menos que las uñas acrílicas y están hechas a base de fibra de vidrio, lo que ocasiona que la colocación sea algo más laboriosa que las uñas de gel. También destaca que no se ven muy naturales.

Si estás decidida a colocarte uñas postizas entonces debes saber que el retoque es obligatorio para conservar y mantener tus uñas.
Lo bueno de estos materiales es que puedes pintar y despintar las uñas postizas con esmalte sin problemas.