Gringo Pepe: “Mi espíritu está en la selva”

Zona de Intag (Cotacachi). Llegamos a la hacienda La Conquista y de entrada se huele una positiva energía a naturaleza. Allí nos recibió Katy Yanouch, quien retornó junto a su padre en la zona de Intag, luego del fallecimiento de su esposo Marcelo Carrión, conocido otavaleño, amante de la locución deportiva. Él laboró junto a Marco Chicaiza, también fallecido en radio Otavalo.

También saludamos con Yaro, otro de los hijos del gringo Pepe, quien radica desde hace 14 años en este sitio privilegiado y está dedicado a tareas agrícolas.

12 puentes. Katy Yanouch cuenta que cuatro años tiene el puente nuevo, pero también se le mantiene al puente viejo como un vivo ejemplo del esfuerzo de su creador. “Es el último que queda en la zona, de los 12 puentes que mi padre hizo en la zona de Intag”, dijo.

Katy, por referencias de su padre, señala que en el tiempo de la colonización estuvieron el gringo Pepe Yanouch, Alberto y Alfredo Bueno, Jorge Segura, Alfredo Echeverría y Hólger Garzón, hermano de doña Arminta y padre de la exreina del Yamor, Samira Garzón Pérez, que se unió luego.

De niña recuerdo que era difícil el acceso por la cantidad de quebradas y ríos, la vegetación tupida y una naturaleza que imponía respeto, recuerda Katy.

Su salud. Al referirse a su padre Pepe, afirma que él ama este sitio y no desea salir hasta el día de su muerte. Quiere morir aquí, dijo.

Su problema de salud tiene relación con su sangre, que en un comienzo lo trataba el doctor Frank Weilbauer en Quito, conocido científico de la Cruz Roja.

El gringo Pepe ya no puede salir a Quito por la altura porque corre el riesgo de sufrir un infarto por la baja de hemoglobina que tiene. Se estaba tratando en Santo Domingo de Tsáchilas y luego en Pedro Vicente Maldonado, pero por la gravedad de su enfermedad le enviaron a casa a pasar sus días con la familia.

Cinco fincas. “Mi madre con niños pequeños y todo, le siguió a mi padre en la colonización y ella también es un personaje porque si mi papá estaba solo, no hubiese podido conseguir lo que se propuso. Fue un soporte que no claudicó nunca”, señaló Katy. El gringo Pepe, de lo que se conoce, tuvo 5 fincas: Madgalena, Cielo Verde, Las Rocas, Los Laureles (en tiempos del gringo) que es de Willian Coronel, también la denominaban “El Aeropuerto” porque era una extensa explanada y La Conquista, la que más le gustó al gringo.

Pepe Yanouch decae. Come y duerme menos, una señal de que su vida se va apagando, pero la huella dejada por él en Manduriacos ya es muy profunda.

El gringo Pepe agradeció la visita de EL NORTE. Su delicado estado de salud no le impide sonreir. Doña Arminta siempre está a su lado.