Gringo Pepe, más allá de una historia

Zona de Intag (Cotacachi). El próximo 29 de julio, el “Gringo Pepe”, como se lo conoció desde su llegada a la zona de Intag hace aproximadamente 60 años, cumplirá sus 90 primaveras.

Su llegada a Ecuador. Pepe Yanouch Wuch, muy joven, quizá a la edad de 25 años, llegó a Intag. No fue casualidad. Su padre de origen ruso fue recibido en Ecuador gracias a la amistad que mantenía con el presidente Leonidas Plaza Gutiérrez, político liberal que fue presidente de Ecuador en dos períodos distintos: desde el 1 de septiembre de 1901 al 31 de agosto de 1905 y del 1 de septiembre de 1912 al 31 de agosto de 1916.

En el programa “El Trompo” de radio municipal Cotacachi, se hizo una interesante reflexión de este personaje. De esa produción radial de René y Daniel Proaño Recalde extraje algunos pasajes de su vida. “Existen pocas historias tan interesantes como la del gringo Pepe. Su verdadero nombre es José Yanouch Wuch, de origen checoslovaco. Se radicó definitivamente en Ecuador con toda la familia en el año 1932”.

Intag le impresionó. Este hombre ha vivido toda su vida en la zona de los Manduriacos que lleva el nombre del río que está localizado en la zona de Intag, cantón Cotacachi, provincia de Imbabura.

Allá echó raíces y nadie se refiere a él por su nombre sino por su apodo. Lo conocen como el “gringo Pepe”.

José Yanouch, estudió Aeronáutica en Guayaquil y varias veces sobrevoló la zona de Intag, de la que se quedó impresionado y a la que estuvo determinado a conquistar algún día.

El gringo Pepe, contaba, a manera de anécdota, que se preparó un vuelo de rutina como parte de sus estudios de aeronavegación, pero un intenso dolor de muelas, impidió que se embarque junto a dos compañeros y un oficial, quienes perecieron en un accidente.

El gringo Pepe se salvó, como muchas veces ha ocurrido a lo largo de su vida.

Desde la cabecera cantonal hasta las Golondrinas, su nombre se fue convirtiendo en un eco.

¿Qué vino a buscar aquí don Pepe, de tan lejos y en aquellos tiempos?…“Vine a buscar la paz, la tranquilidad, quería trabajar la tierra, pero había que vencer a la montaña, a la selva”, habría dicho. Como ya conocía la zona que le fascinó, era el momento de cumplir su sueño y llegó hasta la comuna de Tollo Intag-Aguagrun en donde conoció al amor de su vida, doña Arminta Garzón, quien ha sido su soporte y su fuerza a lo largo de 67 años.

Procrearon 8 hijos; Florence, Yaro, Katy, Miroslava, Anastasia (+). Elisa, Guisela y Zdenec.

El gringo Pepe llegó a la zona cuando había que luchar contra la montaña tupida. Él la enfrentó y la venció.

Levantó su casa en medio de las tierras que había ocupado y que con el tiempo se convirtieron en una hermosa finca agrícola y ganadera a la que la bautizó como LA CONQUISTA.

Eso no es todo, varios kilómetros más abajo, el gringo Pepe fundó uno de los pueblos más emblemáticos de la zona al que llamó CIELO VERDE, cuya situación en la actualidad, con seguridad será parte de otra historia. Con inmenso orgullo, él opinaba que “todas esas tierras representan la mejor zona agrícola del mundo donde se produce de todo y nadie deja de tener lo necesario para vivir”.

No es un colono más, sino el referente máximo y único por su manera de ser, por su identificación con la tierra, por su interesante filosofía de vida. En la producción radial se lo califica como “un hombre recio, decidido, valiente y carismático, líder de pies a cabeza, comprensivo y solidario con espíritu de sacrificio y siempre dispuesto a ayudar sin esperar nada a cambio”.

El gringo Pepe Yanouch ha sido por décadas, el personaje más significativo del valle de los Manduriacos.

Esta foto es la más representativa del gringo Pepe. Esfuerzo, naturaleza y lejanía son parte de su vida.