Graves daños estructurales que afectan al turismo en Esmeraldas

tonsupa okEn Tonsupa, los daños son graves. Existen hoteles, restaurantes, locales comerciales, casas y otros bienes como carros y motos que resultaron perjudicados de manera parcial y total, detalla El Telégrafo.

Los dueños de locales y de hoteles miran perplejos cómo en unos segundos perdieron todo. El malecón luce abandonado. Existe gran presencia de policías que custodian los predios afectados, ya que en horas de la madrugada hubo intento de saqueos.

José Chumo, de 55 años, dueño del hotel El Sol, cree que ya no existen esperanzas para este feriado, a pesar de que su predio de 15 habitaciones resultó levemente afectado. “Todos nos asustamos, esto definitivamente liquidó nuestras aspiraciones y la actividad turística en 2016”.

Los dueños de hoteles, restaurantes y negocios creen que las ganancias que esperaban en los feriados de Navidad y fin de año bajarán 70%. Algunos, como Medardo Paredes, son menos optimistas y consideran que los ingresos disminuirán en 90%.

“Los turistas nacionales y extranjeros ya no van a venir. Prefieren otras playas de Manabí y Guayas. Y ahora, ¿qué vamos a hacer?”, se pregunta el oriundo de Ibarra, quien perdió un pequeño hotel de cinco habitaciones. Don Francisco Zambrano, de 67 años, en cambio, no quería ni hablar, pues perdió su casa (de tres pisos) donde funcionaba un hotel, restaurante y tienda.

Dice que el trabajo de 30 años se fue al piso. “Nos preparamos con tantas ganas para el feriado, a veces creo que es un castigo de Dios. El Gobierno nos ayudó con la ley de feriado y ahora esto. La verdad, no es justo”.

Su sobrino pide la ayuda al Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), ya que durante el sismo sufrió cortaduras en sus pies. “Tiene diabetes”.

Leticia Portilla también es otra de las afectadas. Hasta ayer tenía un centro de abarrotes. Asegura que el domingo vendió alrededor de USD 4.300. En su negocio tenía una inversión de USD 50.000. Tras el movimiento telúrico perdió al menos USD 20.000 en productos de primera necesidad y otros bienes, como refrigeradoras y congeladores.