Grave daño ambiental

IBARRA. La minería ilegal ha causado graves daños al medio ambiente de la provincia de Esmeraldas. En días pasados, militares organizaron un operativo para neutralizar a la maquinaria que procedía a la extracción de oro en cuatro ríos de la región.

 Territorio. Ayer el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas realizó un sobrevuelo sobre los ríos  Cachabí, Curubí, Santiago y Bogotá.
El objetivo fue mostrar las zonas afectadas por la minería de oro ilegal en San Lorenzo.
Las evidencias de la devastación ambiental en la zona minera es preocupante, ya que no solo ríos y vegetación son afectadas  por el arsénico y el mercurio, sino también la población que se abastece del líquido vital.

El pueblo de Carondelet es el más afectado ya que es la población más cercana a las minas de oro ilegales que han funcionado en la zona por más de 15 años.

{becssg}esmeraldas1{/becssg}
 
 Militares. Tres helicópteros de la Fuerza Aérea del Ecuador (FAE), realizaron el recorrido por la zona.
Fueron dos horas de vuelo, donde se apreció la contaminación en los ríos de donde se extraía el oro.
En cada zona afectada, el vuelo duró 10 minutos y ahí se evidenció el maltrato a la naturaleza, manifestó el mayor Ricardo Egas, Oficial de Investigaciones de la FAE. Se utilizó un  helicóptero Droup y un MI-171, para el recorrido que fue a 4 mil 300 pies de altura. La preocupación por parte del Ministerio del Ambiente, Ministerio Coordinador de la Política y la actuación de las Fuerzas Armadas, deshabilitó el trabajo de  las empresas ilegales que atentaban contra el medio ambiente en la provincia verde.
“Es importante dar a conocer a la población ecuatoriana el grave problema que ocasionaron las empresas mineras ilegales”, dijo el Coronel Luis Erazo, jefe de Comunicación Social de las Fuerzas Armadas.   

{becssg}esmeraldas2{/becssg}

 Operativo. El trabajo de inteligencia  para controlar la minería ilegal en San Lorenzo se lo ha realizado desde el mes de diciembre.
Con los datos obtenidos se detectó que varias empresas ilegales funcionaban  en 25 kilómetros cuadrados alrededor de cuatro ríos importantes de la región.
Varios campamentos han sido abandonados, pero existe la presencia de obreros que aún extraen el oro de las zonas afectadas.
Sin embargo continuarán las investigaciones en la zona minera para dar con los responsables.

{becssg}esmeraldas3{/becssg}