Después de la graduación ahora los padres que tienen hijos con discapacidad buscarán otras opciones

IBARRA.- Uniformados y luciendo la capa de graduación, 23 estudiantes con discapacidad se graduaron de bachilleres en la Unidad Educativa Especializada Beatriz Jarrín.

A pesar de que cumplieron una meta de estudios, la preocupación ahora es ¿qué van a hacer después? Para los padre fue muy difícil que sus hijos terminen el año por la educación virtual que se implementó ante la pandemia.

Xavier Caisachana, padre de Doménica coincide con eso, “para ellos es complicado por su entorno”, dijo. La mamá de Doménica, Irene Mafla, contó que estuvieron casi dos años estudiando con su hija de manera virtual, ella también se tuvo que convertir en profesora.

Sin embargo, comentó que cuando el estudio era presencial fue una gran ayuda para Doménica, ya que aprendió a independizarse. “Se nos gradúa la chiquita de la casa”, añadió.

Ahora les toca buscar opciones porque de acuerdo a Irene, “no existen estudios para ellos de aquí en adelante, toca buscar cursos. Sería bueno que haya una alternativa aquí en Ibarra”.

En la ceremonia se cumplió con los protocolos de bioseguridad y con el aforo reducido. Verónica Silva, coordinadora zonal 1 de Educación, explicó que de acuerdo al cronograma escolar hasta la siguiente semana se desarrollarán las graduaciones para tercero de bachillerato.

Señaló que los estudiantes graduados en esta institución presentan diferentes discapacidades entre leves, moderadas y graves, pero hay adaptaciones curriculares de acuerdo a la discapacidad que tiene cada uno.

Con el título tienen facilidades de trabajar. De acuerdo a la ley, indicó la coordinadora, ellos deben ser incorporados en el régimen laboral.

La coordinadora de Educación manifestó también que de acuerdo a los lineamientos aprobados por el COE Nacional, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, todas las instituciones de la provincia están realizando sus eventos de manera presencial así como de forma virtual.

Gladys Sosa, rectora encargada, agregó que los alumnos se graduaron en el bachillerato técnico bajo la figura profesional de servicios hoteleros.

Asimismo, la rectora añadió que ha sido una época difícil tanto para la comunidad educativa como para los padres de familia y estudiantes, ya que tuvieron que adaptarse a la nueva ‘normalidad’, porque no tenían mucho conocimiento de las herramientas tecnológicas, “a los alumnos y al personal nos ha tocado capacitarnos para poder llegar y continuar con nuestra formación y educación”.

En cuanto al personal docente, Gladys mencionó también que se han tenido que movilizar haciendo visitas domiciliaria, donde se ha hecho la entrega de guías de trabajo. Dependiendo de los lugares la visita se la hace una vez por semana o una vez al mes.