‘Gracias Monseñor Julio’

“Gracias Monseñor Julio” fue la frase más pronunciada por Monseñor Manuel Figueroa, Vicario General de la Diócesis de Ibarra, durante su intervención en la Catedral de Ibarra, centro de auténtico catolicismo.

Y es que las palabras de Monseñor Figueroa no estuvieron alejadas de la realidad, tampoco fueron sentimientos que demostraban lisonja o simple recordación de un hecho.

Por el contrario ese “gracias” está presente en cada mente y corazón de los imbabureños. Monseñor Julio Terán Dutari es un personaje con dotes personales, intelectuales y religiosas extraordinarias que siempre las puso al servicio de nuestra provincia.

Imbabura tuvo la grata satisfacción de contar con su presencia en calidad de Obispo. Pronto han pasado siete años de su trabajo, acción y visión de las cosas. Monseñor Terán Dutari deja sentado un  profundo trabajo que se mira y se siente. Monseñor Julio Terán Dutari es considerado una luz en el camino, un hombre sencillo y proactivo; tranquilo y pensante; analítico y profundamente convencido de la palabra de Dios. Hoy que termina su ministerio pastoral en la Diócesis de Ibarra, Monseñor Julio, quien tuvo también su espacio orientador en nuestras páginas de opinión, le deseamos el mejor de los éxitos en su vida futura. Dios le acompañará siempre, es el deseo sincero de Imbabura.