Goleadores y mascotas de América

Historia. Desde el inicio del llamado Campeonato Sudamericano de Fútbol en el año de 1916, cuando se jugó el primer torneo entre las selecciones de Chile, Uruguay, Brasil y Argentina, ya nacieron los primeros artilleros. Uno de ellos fue Norberto “Tucho” Méndez (1923 – 19998) Selección Argentina – 17 goles. El volante argentino, que jugó en Huracán, Tigre y Racing, fue uno de los dos máximos artilleros en la historia del torneo junto con el brasileño Zizinho. Marcó una época en la década del cuarenta y con la albiceleste se destacó con en el tricampeonato alcanzado por Argentina en 1945, 1946 y 1947. Con la Selección Argentina tiene 31 partidos y 19 goles entre los años 1945 y 1955.

 Goleador brasileño. Tomás Soares da Silva, más conocido como Zizinho (1921-2002) Selección de Brasil – 17 goles. Mediocampista derecho o extremo, vistió las camisetas de Flamengo, San Pablo y Audax Italiano de Chile. Fue uno de los mejores jugadores en la historia de su país. Participó del Mundial de 1950 donde fue subcampeón y con la “Verdeamarela” tiene 54 juegos con 31 tantos  entre las décadas del cuarenta, cincuenta y principios de la del sesenta.
Estos dos futbolística se han convertido en los goleadores eternos de la Copa América. En la actualidad no existe un jugador que rompa el record de goles.

MASCOTAS DE LA COPA AMÉRICA

  GARDELITO COPA AMÉRICA 1987 La figura aniñada de Carlos Gardel, ícono del tango y símbolo mítico de la argentinidad, fue la que le dio la bienvenida a la nueva era de la Copa América en 1987. Carlos Gardel fue cantante, compositor, y actor de cine naturalizado argentino, considerado el más importante tanguero de la primera mitad del siglo XX. Existe una controversia sobre si su lugar de nacimiento fue Toulouse (Francia) o Tacuarembó (Uruguay), aunque no hay duda de que vivió en Buenos Aires.

  TICO COPA AMÉRICA 1989 Un sabiá (Turdus rufiventris), típico pajarito paulista, fue adoptado por todo Brasil para la Copa América que terminaron ganando en el Maracaná. Tico desparramaba simpatía pero todos se preguntaban por qué no lo vistieron con la tradicional camiseta verdeamarela: Es muy fácil de reconocer por su vientre bermejo (su nombre científico significa literalmente “tordo de vientre rojo”) y las rayas oscuras que presenta sobre el cuello blanquecino. Los zorzales tienen patas relativamente largas y delgadas, y caminan dando saltitos. Desde 2002 es el ave símbolo del Brasil.

  GUASO COPA AMÉRICA 1991 Una rara mezcla de trazo moderno, garabateado a mano alzada, con tradición rural trasandina: el “huaso” que anda a caballo en la zona centro y sur de Chile. Hábiles jinetes en el rodeo chileno, son los equivalente al gaucho argentino. En este difuso diseño no se llega a precisar si juega al fútbol o baila la cueca. Los huasos, además, son los jinetes en el rodeo chileno, similar al gaucho rioplatense, al llanero colombiano y venezolano, al chagra ecuatoriano, al charro mexicano, al vaquero estadounidense y al qorilazo peruano. Sin embargo, la labor del huaso chileno es la agricultura.

  CHOCLITO COPA AMÉRICA 1993 ¿un choclo que juega a la pelota? Sí, en la imaginación mascoteril  todo es posible. Maíz, mazorca, milho, panocha, elote y tantas otras denominaciones recibe que es fácil intuir que ya estaba extendido por toda la América prehispánica. Eso sí, aun con decenas de variedades, éste con la bandera tricolor ecuatoriana es toda una novedad. El choclo es el producto comestible más importante de América.

  TORITO COPA AMÉRICA 1995 Tierra ganadera, el Uruguay dejó de lado al indiecito charrúa con el mate bajo el brazo que había dibujado para el Mundialito de 1980 y apostó a la masculina y fornida figura del toro. Simple, sin vueltas, como su nombre, Torito se puso la Celeste y terminó dando la vuelta olímpica en el Centenario. Un detalle: las pezuñas-botines son de una originalidad espectacular. La ganadería en Uruguay es una actividad económica de origen muy antiguo que consiste en la crianza de animales para su aprovechamiento, como la carne, la leche, los huevos, los cueros.

  TATÚ COPA AMÉRICA 1997 Los bolivianos también recibieron a sus hermanos con su fauna autóctona: un tatú carreta que vestía bajo su caparazón el uniforme verde del seleccionado altiplánico. Según los países lo llaman armadillo, quirquincho, peludo, mulita, cachicamo, etc., son mamíferos y se extienden por Sur y Centroamérica. Pertenece a la familia de los Dasypodidae. Se caracterizan por llevar una armadura sobre su dorso y su costado. Es una estructura bastante flexible y digida.

  SURI COPA AMÉRICA 2011 Al igual que para el Mundial Sub 20 de 2001, los argentinos escogieron a un ñandú para acompañar al torneo. Es también conocido como ñandú de Darwin (Pterocnemia pennata), ñandú del norte, choique, ñandú petiso, ñandú cordillerano o suri, de donde proviene el nombre de la mascota. Es un ave no voladora que habita los matorrales abiertos en la estepa patagónica y la meseta andina, sobre los 3.500 metros de altitud. Para esta ocasión se puso la histórica camiseta celeste y blanca. Además, se dejó en claro que Suri tiene una connotación geográfica que está implícita y que debía ser aprovechada para el campeonato. Con el paso del tiempo se van a ir descubriendo las diferentes animaciones que tendrá la mascota. Dando indicaciones, caras de alegría, enojo, forma de caminar futbolero y gritando un gol. Esas serán algunas de las aristas que rodearán a Suri, la mascota de la Copa América. El Ñandú Grande, o simplemente Ñandú, habita en las praderas de América del Sur. Al oriente de los Andes lo podemos encontrar desde los llanos del Brasil hasta la Patagonia. Este ñandú prefiere los campos despejados, donde predomina la hierba y es posible que haya algunos arbustos. Por naturaleza no se interna en la espesura de las selvas o vegetación secundaria alta y densa, aunque sí se traslada por los caminos dentro de tal vegetación. Se le ve en las arboledas y posiblemente en los bosques secos y despejados. También habita en los cerros donde hay rocas y vegetación no muy densa, o al menos caminos claros.

  TAGUÁ COPA AMÉRICA 1999 Con rasgos algo toscos, se trata de un taguá, un mamífero también llamado pecarí del Chaco, jabalí, solitario, orejudo o Catagonus wagneri, tal su nombre científico, que es endémico en el Gran Chaco de Paraguay, Bolivia y del norte de Argentina. Para resaltar su origen guaraní, viste los colores de la bandera y toma el refrescante tereré, bebida mezcla de agua fría con yerba mate. El tagua fue considerado fósil hasta 1975, época en que el zoólogo Ralph Wetzel lo encontró vivo en el gran Chaco paraguayo.

  AMERIKO COPA AMÉRICA 2001 Extraña mélange de Astroboy, Pokémon y Teletubbie, este muñeco no tiene ninguna referencia nacional salvo los colores. Según sus creadores, es un extraterrestre del planeta Ko, que llegó a Colombia para disfrutar de la Copa América. Su presencia era habitual en los meses previos al certamen, pero fue tan repudiado que, misteriosamente, desapareció una vez que comenzó el torneo. La mascota fue diseñada en Miami, Estados Unidos, por la gente de la Organizaciòn Comercial Copa LLC, con Gustavo Santander (hermano de Kike el compositor colombiano.

  CHASQUI COPA AMÉRICA 2003 Los chasquis eran los mensajeros del Imperio Inca, muchachos fuertes, atléticos, preparados para recorrer el Tawantinsuyu transportando mensajes y alimentos hasta el Cusco. La correa roja de su morral forma, sobre su vestimenta blanca, la camiseta de la Selección Peruana. En Lima decían con sarcasmo que en realidad era una caricatura del entonces presidente Alejandro Toledo. Corredores que entregaban los mensajes reales y otros objetos a los gobernantes del Imperio Inca, Principalmente estaban bajo el servicio del Sapa Inca “Soberano inca”.

  GUAKI COPA AMÉRICA 2007 Se trata de una guacamaya bandera, ave emblemática del trópico que está en peligro de extinción y debe su nombre a sus alas, cuyo plumaje muestra el amarillo, azul y rojo de la bandera venezolana. Fue diseñada por Jhoyling Zabaleta, una chica de 15 años que ganó un concurso en el que participaron casi cinco millones de estudiantes de todo el país. Familia de los loros (Psittacidae), que comprende 14 especies (seis de ellas extintas) de origen americano, habitando desde las selvas de México hasta el noreste de Argentina.