Gobernador ofrece ayuda a los sobrevivientes del accidente en González Suárez

Ibarra. Una luz al fondo del túnel, empiezan a ver las familias y víctimas del accidente de la Cooperativa San Gabriel.

Tras una emotiva reunión con Galo Zamora, gobernador de Imbabura, los deudos y sobrevivientes de aquel trágico suceso volvieron a creer.

Más celeridad. El pedido al representante del Ejecutivo fue claro. Ayudar a tramitar el pago de las indemnizaciones con las instituciones pertinentes como la Agencia Nacional de Trán-sito.

Esperan que se haga justicia y que la empresa de transporte haga efectivo la reparación económica.

Aunque esto no les devolverá a sus seres queridos, aliviana el gasto económico del proceso de rehabilitación que siguen los sobrevivientes.

También piden más agilidad para la captura de Jairo David Pérez Gutiérrez, quien se encuentra en el listado de los más buscados de Imbabura. El hoy prófugo fue incluido en la lista desde el 18 de abril del año anterior.

Situación. 503 días han pasado desde aquel 24 de septiembre de 2017, cuando el bus 10 de la Cooperativa San Gabriel se accidentó en el redondel de González Suárez al sur de Otavalo. Catorce muertos y 40 heridos dejó el accidente, que puso a Imbabura como la cuarta provincia con más accidentalidad luego de Pichincha, Guayas y Azuay.

Encuentro de esperanza. La reunión fue especial, no solo por la atención del gobernador, sino por el reencuentro. Tras varios meses de ausencia se volvieron a juntar para darse ánimo y exigir el cumplimiento de sus derechos.

Ana María Ibujés, una de las sobrevivientes fue la más entusiasta. Luce fuerte y quiere despertar de esta pesadilla. Sabe que volver a caminar es una posibilidad que se puede hacer realidad con recursos que le permitan seguir con su rehabilitación.

No puede caminar y su estado clínico es complicado, pero eso no le hace desmayar. “Queremos se cumpla con lo que determinó la jueza. Se dio seis meses de plazo para las reparaciones económicas y ya van once y nada que cumplen”, dijo Ibujés, docente en la Unidad Educativa Víctor Manuel Guzmán, donde trabaja tras el accidente.

Su caso no es el único. Me-ry Egas, otra de las sobrevivientes sigue con su proceso de recuperación. La mujer, de 60 años, camina con dificultad, apoyada en un bastón que le ayuda a mantenerse en pie. A parte de sus lesiones ella perdió a su hija Mishel Espín, de 27 años.

Actualidad. Actualmente Joffre Cruz Ochoa, se encuentra pagando una condena de cinco años por esta causa. Él, fue detenido seis días después del hecho en la parroquia de Salinas al norte de la Ibarra.

De acuerdo al informe de los peritos el accidente ocurrió por una falla mecánica imprevisible, que originó una fractura estática de un resorte de la bomba de aire. Esto conjugado con el factor humano, desencadenó uno de los accidentes de tránsito más trágicos en Imbabura en los últimos años.

El bus de la cooperativa San Gabriel que ocasionó la muerte de 14 personas, fue el mismo que el 28 de octubre de 2016, se volcó en Cielo Verde, Cotacachi.

En aquella oportunidad, la unidad de transporte prestaba el servicio en la compañía Imbaburapak Churi-micanchi, en esta ocasión no hubo heridos.