Glenda Morejón recibió primer gesto. Ahora tiene zapatos nuevos

zapatoosEl domicilio de los padres de Glenda Morejón, quien logró la medalla de oro en el Campeonato del Mundo Juvenil en Kenia, ahora es fácil de identificar. En la pared de la vivienda cuelga una gigantografía de la campeona en marcha. Con una sonrisa en su rostro recibió ayer el cariño de vecinos, compañeras de colegio y familiares. Su padre Luis Morejón, quien se encarga del hogar y sus hijos, sostenía en sus manos los zapatos de entrenamiento y de competencia. Los primeros fueron lo que más llamó la atención.

 El zapato derecho tenía dos orificios producto de las largas caminatas que hace Glenda en sus prácticas. “Estoy acostumbrada a entrenar con zapatos deteriorados. Eso me da fuerza para seguir adelante y mostrar al mundo que no es necesario tener dinero para lograr triunfos”, dijo la deportista.

Admiración.- La marchista se preparó para ir al Mundial sin la alimentación o hidratación que un deportista de élite necesita. Su madre María del Carmen Quiñónez, dijo que Glenda se sirve los alimentos como todos en casa. “Desayuna avena con un pan. Al otro día jugo con un huevo y así. Almuerza lo que hay en la casa. Es decir arroz, una menestra y si hay carne o pollo en buena hora. Por la noche ella casi no come. Solo ingiere algo rápido”, dijo María.
Está claro que su nutricionista es su madre. Dice la deportista que tampoco tiene un psicólogo o un médico. Esas funciones las hace su entrenador Giovan Delgado o sus padres. Glenda no sabe que es una barra energética, pues ella no cambia por nada el agua con panela, que ingirió en Kenia antes de la prueba de 5000 metros.

El apoyo empieza a llegar

Sin pensar dos veces Iván Erazo, comerciante y vecino de la campeona del mundo, hizo ayer lo que ninguna autoridad deportiva ni seccional del país hasta el momento ha cumplido. Vistió de pies a cabeza con indumentaria deportiva a Glenda. Cerca de las 11:30 llevó a la deportista hasta el almacén Marathon Sport en Ibarra. Allí la medallista escogió dos pares de zapatos para sus entrenamientos. Pero no solo eso pues ella tuvo luz verde para poner a la lista dos gorras, dos mochilas y una camiseta de Ecuador.

“Me siento motivada y contenta por el apoyo que me brinda mi vecino. Muy agradecida. Espero que con este gesto las autoridades apoyen a otros deportistas y a mi entrenador. Quien debía haber hecho esta entrega era un dirigente deportivo, no mi vecino”, dijo Morejón.