Gimnasios vuelven a prestar sus servicios desde hoy en Ibarra

Ibarra.- Luego de la resolución emitida por el COE Nacional, el 10 de septiembre del 2020, y la ratificación del COE cantonal en Ibarra, los gimnasios se alistan para reabrir sus puertas, luego de una paralización de actividades de seis meses, a raíz de la pandemia provocada por el covid-19.

En color amarillo.
En ese escrito consta que “el COE Nacional, en sesión permanente y por unanimidad de los miembros plenos”, resolvió: “Autorizar la reapertura de gimnasios en cantones que se encuentran en “semaforización” amarillo”, en estricto apego a los protocolos establecidos para el fin”.

Entre las medidas que adoptará cada centro de acondicionamiento están la suspensión de duchas, turco e hidromasaje; la desinfección permanente de manos y calzado; la desinfección minuciosa de máquinas, antes y después de cada uso.

Más recomendaciones.
Cada persona contará con cuatro metros cuadrados para entrenar y que, para ingresar a las instalaciones, tendrá que agendar su espacio con anticipación para evitar aglomeraciones y respetar el aforo. A los socios también se les tomará la temperatura. Podrán permanecer en las instalaciones entre 60 y 75 minutos. Las personas de la tercera edad no tendrán acceso a varios centros de acondicionamiento físico.

El presidente Lenín Moreno ordenó por primera vez el estado de excepción por 60 días el 16 de marzo y luego lo renovó por otros 30, como le permite la Constitución. Es así que desde este día muchas actividades se vuelven a retomar, pero en el caso del cantón Ibarra, no está permitido el servicio o la atención de centros de diversión nocturna.

Opinión ciudadana.
“Considero que todas las actividades ya se están normalizando y desde luego este sector ya debe también retomarse. En mis caso durante esta emergencia estuve realizando mis actividades en casa. Es verdad con los implementos que allá se cuenta, pero el objetivo era mantener la rutina que teníamos en los gimnasios”, dijo Estefany Rodas, usuaria.

Pero la expectativa de la reapertura está en los propietarios de estos centros, los cuales por más de 5 meses han permanecido cerrados y sin prestar el servicio correspondiente.
Son conscientes de que por el momento la afluencia de gentes será mínima, debido a los protocolos exigidos, pero esperan que a poco la situación mejore.