Gestión fortalecerá el desarrollo económico de familias emprendedoras

IBARRA.- A través del área de desarrollo económico, la Prefectura de Imbabura diseña un modelo de gestión, a través de un instrumento legal que permite el cofinanciamiento de emprendimientos e iniciativas locales; esto significa una oportunidad para estimular la inversión en capital humano y una estrategia de articulación productiva.

Este modelo permite potenciar las vocaciones productivas del territorio y el talento humano para el emprendimiento, competitividad y generación de oportunidades económicas, así como el desarrollo cultural en las comunidades de las diferentes formas de organización colectiva de los actores de la Economía Popular y Solidaria (EPS).

Con la implementación de este tipo de políticas públicas, por medio de una ordenanza provincial, se busca el cofinanciamiento de proyectos con un marco normativo de igualdad de oportunidades a pequeños y medianos emprendedores.

Así mismo, esta normativa facilita atraer la cooperación interinstitucional, tanto nacional como internacional, para impulsar el desarrollo local, principalmente de la zona rural.

Este modelo de gestión se divide en cinco secciones. Se trata de un proceso en el que intervienen un comité técnico y un comité estratégico, quienes analizan y evalúan las factibilidades para aprobación de la idea de proyecto presentada por los solicitantes.

Se toma en cuenta el enfoque y áreas de intervención, así como el tipo de proyecto, duración, financiamiento y proceso de aprobación.

A continuación figura la firma de convenios y transferencia para la ejecución y control administrativo y el monitoreo y seguimiento a través de procesos operacionales e inversión. Finalmente, consta el proceso de cierre y evaluación interna para el informe de calidad.

La Prefectura financia USD 30.000 como monto máximo equivalente al 70% de la inversión para emprendimientos.

El requisito principal para formar parte de este programa de financiamiento es la inversión de la contraparte por un monto de USD 13.000 o 30%.

Es por ello que es fundamental la articulación entre el Gad parroquial y organizaciones de emprendedores, conformados como mínimo de 16 personas, de los cuales el aporte individual es de USD 1.875 por emprendedor.