Generar caos o instar al diálogo

La provincia del Carchi, según sus autoridades, se cansó de esperar. El prefecto provincial fue el más radical y exigió respuestas urgentes del gobierno nacional, que cómo en ocasiones anteriores, no solo en este régimen, busca calmar los ánimos señalando un listado de atenciones cumplidas, instando al diálogo y a suspender cualquier medida radical, que por cierto genera caos, se perjudica la actividad económica, se vulnera el derecho de los ciudadanos que quieren trabajar normalmente, que quieren cumplir tareas profesionales o simplemente, transitar libremente por las carreteras del país. Carchi, la noble provincia del norte ecuatoriano tiene el mismo derecho de otras que también están a la espera de respuestas gubernamentales, pero es digno de considerar que hay crisis, hay dificultades económicas y problemas a la hora de cumplir los ofrecimientos que a más de ser justos han esperado por años. ¡Que vuelva la paz!